Patricia Recio. 20 septiembre, 2018

En la Escuela Otto Hübbe, de La Uruca, San José, las maestras que no se sumaron a la huelga se organizan cada día para comprar cereales y darles a los 225 estudiantes que asisten a clases algo para desayunar.

En la escuela Otto Hübbe 225 estudiantes siguen asistiendo a clases, pero el comedor del centro está cerrado desde que inició la huelga. Foto: Albert Marín.
En la escuela Otto Hübbe 225 estudiantes siguen asistiendo a clases, pero el comedor del centro está cerrado desde que inició la huelga. Foto: Albert Marín.

Mientras, en la Escuela Ramón Bedoya Monge, de Puriscal, los tomates se pudren y los huevos son comidos por las ratas, pues el comedor se encuentra cerrado desde el 10 de setiembre, cuando empezó la huelga promovida por sindicatos contra la reforma fiscal que se tramita en el Congreso.

Esos dos comedores escolares, forman parte de un listado de 773 que, de acuerdo con reportes del Ministerio de Educación Pública (MEP), no brindan el servicio a los estudiantes debido al movimiento de huelga.

En total, el MEP ofrece comedor escolar en 4.571 centros educativos a 800.000 estudiantes. Sin embargo, hasta el martes solo habían recibido información específica de este servicio de 1.983 escuelas y colegios.

La cifra de servicios cerrados representa un 39% del número de escuelas que suministraron información.

Leonardo Sánchez, director del Programa de Equidad del MEP, explicó que solo en el caso de los centros reportados, representan pérdidas de alrededor de ¢40 millones diarios.

“Si estos datos los podemos extrapolar a la totalidad de centros educativos que no se han reportado, podríamos hablar de pérdidas entre ¢170 y ¢200 millones al día”, explicó Sánchez.

Para el funcionario se trata de dinero perdido pues el MEP tiene contratos establecidos con los proveedores que se deben respetar. Es decir, en muchos centros los alimentos se compran aunque nadie los prepare.

De esta forma, los pedidos que se habían hecho con anticipación llegan a las escuelas y el Ministerio debe cancelar las facturas aunque estos no se aprovechen.

Pobreza

La situación también preocupa a las autoridades porque un buen número de comedores cerrados se ubican en zonas de alta vulnerabilidad social, ya sea por ubicarse en sitios con pobreza extrema o porque son zonas indígenas.

“En muchos de estos lugares el servicio de comedor que brinda el MEP representa la única opción de alimentación al día que tienen estos niños”, dijo el funcionario.

Tomates se pudren en el comedor de la escuela en Puriscal. Desde el 10 de setiembre nadie prepara los alimentos que se compraron.
Tomates se pudren en el comedor de la escuela en Puriscal. Desde el 10 de setiembre nadie prepara los alimentos que se compraron.

A partir de este año, se ajustaron los menús para ofrecer a los alumnos cinco tiempos de comida que incluyen desayuno, complementos y comida fuerte. Se da de acuerdo con horarios y necesidades.

Según explicó Sánchez, la atención de los comedores se realiza bajo tres modalidades: hay servidoras que son contratadas directamente por el Ministerio, otras que son pagadas por las Juntas de Educación y en otros se paga por plato servido a empresas privadas que brindan la alimentación ya preparada.

Por esta razón muchas de las funcionarias se sumaron al movimiento de paro, al igual que los docentes.

Sánchez explicó que también han enfrentado problemas con el tema de los transportistas, pues independientemente de que se preste el servicio, la institución debe cumplir con los contratos suscritos con estos autobuseros.

Aunque el MEP aún no tiene detalle de estos pagos, indicaron que a este miércoles, esta facilidad estaba suspendida en unos 560 centros de los 1.983 reportados.

El funcionario también dijo que han recibido un importante número de consultas de centros sobre si se les va a pagar el transporte y la alimentación al no estar en huelga.

“No se tomarán acciones de eliminación del servicio de transporte y alimentación, si el centro opta por no integrarse a la huelga y mantener abierto la escuela o el colegio”, indicó.

Comedores en cifras
Comedores en cifras
Mitad de centros siguen cerrados

A este miércoles, el 52% de los centros educativos públicos del país se mantenían cerrados.

El Ministerio dio a conocer este miércoles que recibieron información de 4.470 escuelas y colegios (97% del total) de las cuales 2.155 fueron reportados como abiertos y 2.315 como cerrados.

Entre las direcciones regionales con mayor número de centros cerrados se encuentran los de la zona norte y Grande de Térraba, donde el 90% de centros educativos no dan clases.

Caso contrario ocurre en la Dirección Regional de San José, donde solo hay una institución parada por completo.

La directora de Recursos Humanos del MEP, Yaxinia Díaz, advirtió nuevamente que los docentes que deseen volver a sus funciones no sufrirán represalias.

“En los últimos días hemos recibido decenas de consultas de docentes que han estado en huelga y desean volver a sus funciones, pero tienen temor porque les han dicho que podrían sufrir represalias, pero eso es falso y quien diga lo contrario miente, quien quiera regresar a las aulas puede hacerlo sin ninguna preocupación”, dijo.

Del total de 42.527 funcionarios reportados este miércoles, 8.697 (20,4%) acuden a clases, 33.781 ausentes (79,4%) y 49 se encuentran incapacitados o no debían trabajar.