Por: AFP .   Hace 3 días

Kabul. El gobierno afgano afirmó haber retomado “el control” de Ghazni este sábado, ciudad de 280.000 habitantes a dos horas de camino de Kabul, disputada por los talibanes que lanzaron una ofensiva hace más de 24 horas.

Ataque registrado en Ghazni el viernes 10 de agosto, entre el gobierno y los insurgentes. AFP
Ataque registrado en Ghazni el viernes 10 de agosto, entre el gobierno y los insurgentes. AFP

"Los refuerzos llegaron a Ghazni, los combates continúan en la parte norte de la ciudad pero la situación está bajo control", afirmó este sábado por la tarde el ministerio del Interior afgano.

"La ciudad no va a caer", insistió el portavoz del ministerio, Najeeb Danish, en una conferencia de prensa. Las autoridades afganas y los talibanes mantienen además una guerra de comunicados.

Según Danish, las tropas llevan a cabo “operaciones de búsqueda y limpieza (...) se toman su tiempo ya que los talibanes se esconden entre los habitantes”, explicó. Pero no se pudo obtener confirmación de esta información, ya que las comunicaciones están interrumpidas en la mayoría de los barrios desde el viernes.

Es la segunda vez en menos de tres meses que los talibanes se hacen con el control, aunque sea por poco tiempo, de una capital de provincia tras la caída de Farah, a mediados de mayo, la cual fue recuperada rápidamente por Kabul.

“La ciudad estuvo relativamente tranquila anoche, se puede ver gente ir y venir. Pero las operaciones de limpieza siguen y nos informan que hubo enfrentamientos”, confirmó a la AFP el portavoz de las fuerzas estadounidenses en Kabul, el teniente coronel Martin O’Donnell.

"Los talibanes no obtuvieron nada con este ataque", estimó.

Pero una diputada de Ghazni contactada por la AFP dio otra versión. Este sábado al comenzar la tarde "continuaban los combates intensos, que pueden seguir durante la noche: el miedo se apoderó de Ghazni", dijo Nafia Azimi. "El gobierno falló en proteger a la población", añadió.

Este sábado por la mañana fue Shah Gul Rezaye, también diputada de Ghazni, la que puso en duda las versiones oficiales. “El gobierno de Kabul afirma que la situación se encuentra bajo control, pero en las conversaciones que tuvimos con dirigentes locales que se encuentran allí nos dijeron que los combates continuaban en algunos suburbios de la ciudad”, declaró a la AFP.

“Por desgracia, las comunicaciones fueron cortadas por los talibanes el viernes por la tarde y ya no hay más electricidad en la ciudad”, añadió la representante.

Por su parte, los talibanes multiplicaron sus comunicados victoriosos. "Los muyahidines tomaron un batallón entero esta noche y se hicieron con armas, municiones y cuatro camiones (...) Protegen la ciudad de Ghazni impidiendo el acceso del enemigo (el ejército afgano)", informó su portavoz, Zabihulá Mujahid.

El portavoz de los talibanes también anunció este sábado la toma de nuevos puntos de control y de "la prisión de Ghazni (cuyos) prisioneros fueron liberados y llevados a lugares seguros".

Ataques cobran más de un centenar de vidas

Según Najeeb Danish, los combates dejaron en 36 horas 150 muertos entre los talibanes y 25 entre las fuerzas de seguridad, así como un técnico de la televisión afgana.

"Se destruyeron parcialmente torres de telecomunicaciones y varias estaciones de radio y de televisión", agregó.

Según el jefe de la policía local, Farid Ahmad Marshal, los talibanes iniciaron su ataque el jueves por la noche. Entonces, atacaron la línea defensiva que hay alrededor de la ciudad.

Fuerzas estadounidenses intervinieron rápidamente efectuando bombardeos aéreos con drones y helicópteros, con el objetivo de dar apoyo militar a las fuerzas afganas que se encontraban en Ghazni esperando refuerzos.

La ciudad de Ghazni se encuentra en el eje estratégico Kabul-Kandahar, dos de las principales ciudades de Afganistán.

La provincia de Ghazni es una de las más inestables del país, con una fuerte presencia de talibanes que en las últimas semanas establecieron barricadas alrededor de la capital de esta región.

Esta presión se incrementó hasta tal punto que ningún candidato desea presentarse por la provincia de Ghazni en las próximas elecciones legislativas de octubre.