Política

Ucrania acusa a Rusia por un ciberataque y afirma contar con ‘pruebas’

Rusia niega todo plan de agresión a Ucrania, pero exige ‘garantías’ para su seguridad, comenzando con un compromiso de la OTAN de no aceptar a Kiev en tanto miembro

Kiev. Ucrania afirmó este domingo que cuenta con “pruebas” de la implicación de Rusia en un ciberataque contra varias webs gubernamentales que tuvo lugar esta semana, en medio de tensiones en aumento entre Kiev y Moscú. Este ciberataque fue perpetrado en la madrugada del viernes y tuvo como objetivo sitios en Internet de varios ministerios ucranianos, que estuvieron inaccesibles durante varias horas. “Hasta el día de hoy, todas las pruebas señalan que Rusia está detrás del ciberataque”, indicó el Ministerio de Transformación Digital ucraniano en un comunicado.

Este sabotaje “es la manifestación de la guerra híbrida que Rusia mantiene en Ucrania desde 2014″, aseveró el organismo oficial, refiriéndose al año de la anexión por parte del Kremlin de la península de Crimea, que provocó el conflicto en la región este entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos, apoyados por Moscú.

Su objetivo “no solamente es el de intimidar a la sociedad”, sino además “desestabilizar la situación en Ucrania (...) minando la confianza de los ucranianos en cuanto a su poder”, con “falsas informaciones sobre la vulnerabilidad de las infraestructuras informáticas del Estado” y respecto “a la (posible) fuga de datos personales de los ucranianos”, de acuerdo al ministerio citado.

El ciberataque se registró en medio del aumento de las tensiones entre Rusia y Ucrania, en tanto Kiev y sus aliados occidentales acusan a Moscú de desplegar tropas en su frontera para preparar un ataque. Los expertos creen que una eventual invasión estaría precedida por actos de sabotaje informático, con el objetivo de desorganizar a las autoridades ucranianas.

En este contexto inestable, el regreso previsto el lunes del expresidente ucraniano Petro Poroshenko (2014– 2019) tras un mes de ausencia corre el riesgo de provocar una crisis política. Principal rival del actual presidente Volodímir Zelenski, Poroshenko está acusado por Kiev de “alta traición” por haber negociado con los separatistas prorrusos en el este.

Además, varias conversaciones mantenidas en el correr de esta semana entre Rusia y Occidente no lograron apaciguar las tensiones. “En general, en cuestión de principios, ahora podemos decir que nos mantenemos en diferentes caminos, en caminos totalmente diferentes. Y eso no es bueno. Es perturbador”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en una entrevista que será transmitida este domingo por la cadena estadounidense CNN.

Estados Unidos se pronunciará a inicios de semana sobre el futuro de las negociaciones. “Si Rusia quiere seguir por la vía diplomática, estamos totalmente preparados (...) Si Rusia elige el camino de la invasión y la escalada, también estamos preparados y responderemos de manera firme”, advirtió en la cadena CBS el consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan. “Estamos preparados para todos los escenarios”, añadió.

“Es importante entender que el agresor es Rusia”, declaró este domingo el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, a la cadena pública canadiense CBC. “Rusia debe iniciar una desescalada”, pero también debemos “enviar un mensaje a Rusia de que estamos dispuestos a discutir y escuchar sus preocupaciones”, añadió.

Estados Unidos acusó el viernes a Rusia de haber introducido agentes en Ucrania para perpetrar operaciones de “sabotaje” con la finalidad de inventar un “pretexto” para invadirla, algo que Moscú rechazó. “No tenemos nada que ver con esto”, afirmó Peskov ante las cámaras, en un breve extracto de avance de la entrevista a CNN. “Los ucranianos echan la culpa a Rusia de todo lo que les ocurre, inclusive del mal tiempo en su país”, ironizó en un pasaje.

Rusia niega todo plan de agresión a Ucrania, pero exige “garantías” para su seguridad, comenzando con un compromiso de la OTAN de no aceptar a Kiev en tanto miembro. No obstante, Ucrania había afirmado el viernes que tenía “indicios” sobre la implicación de Moscú.

El viernes, el Servicio de seguridad ucraniano (SBU) señaló que dichos ataques tuvieron por objetivo un total de 70 webs gubernamentales. Diez de las mismas sufrieron “injererencias no autorizadas”, añadió el SBU, aunque aseguró que “no se modificaron sus contenidos, ni hubo filtraciones de datos personales”.

Pese a estas declaraciones tranquilizadoras, Microsoft advirtió este domingo que este ciberataque masivo podría dejar toda la estructura informática del gobierno ucraniano inoperable. Incluso, aunque el malware detectado se parece a un ransomware, que por lo general bloquea el acceso al ordenador exigiendo una retribución económica, en realidad en este caso tendría como objetivo “destruir y hacer inoperables los sitios y no cobrar un rescate”, señaló en su blog el gigante estadounidense del software.

El grupo señaló que no había podido identificar el origen de los ataques hasta ahora.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.