Silvia Artavia. 16 julio
El mandatario, Carlos Alvarado, recibió esta tarde en Casa Presidencial al secretario general de la ONU, António Guterres. Fotografía de José Cordero.
El mandatario, Carlos Alvarado, recibió esta tarde en Casa Presidencial al secretario general de la ONU, António Guterres. Fotografía de José Cordero.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, evitó condenar las acciones del Gobierno nicaragüense que han matado al menos a 270 civiles durante los últimos tres meses en el país vecino. Así se pronunció durante su visita a Costa Rica.

Tal y como lo hizo en un comunicado que recibió fuertes críticas por su “floja” posición ante los asesinatos durante las protestas contra el régimen de Daniel Ortega, el líder de la ONU no responsabilizó directamente al régimen.

Más bien, dijo que es responsabilidad del Estado nicaragüense velar por la protección de sus habitantes, aunque los civiles están alegando que el Estado es quien les dispara.

“Es necesario referir que es una responsabilidad esencial del Estado la protección de sus ciudadanos. Este principio básico no puede ser olvidado sobre todo cuando, desafortunadamente, tenemos un número de muertos que es chocante”, afirmó Guterres.

Como lo había dicho en el pronunciamiento oficial de la ONU, el cual ha sido blanco de críticas internacionalmente porque coloca en igualdad de condiciones a militares y civiles, Guterres dijo que es necesario activar el diálogo.

“Es absolutamente esencial que cese la violencia y que se revitalice el dialogo político, nacional, porque solo una solución política es aceptable para Nicaragua. La violencia no permitirá solucionar nada”, expresó.

Guterres no se refirió a la crisis de violencia propiciada directamente por el régimen orteguista; dijo que esta es perpetrada por “entidades ligadas al Estado”.

“Yo no soy defensor de los análisis simplistas de problemas complejos, pero hay una cosa que es evidente: hay un número de muertos que es chocante, y hay un uso de la fuerza por parte de entidades ligadas al Estado que no es aceptable”, aseguró el dirigente de la ONU.

Al menos 270 personas han fallecido en el país vecino durante las protestas, muchos de ellos estudiantes desarmados.

Desde el 18 de abril, una reforma al sistema de pensiones desató enfrentamientos entre el gobierno y manifestantes, quienes piden la salida del poder del presidente Daniel Ortega.

Alvarado: “Seguiremos levantando la voz”

Por su parte, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, fue enfático en que Costa Rica seguirá desaprobando las acciones del gobierno de Daniel Ortega.

“Hemos condenado el uso de violencia letal, como ocurrió este fin de semana contra estudiantes, porque entendemos que la labor del Estado es proteger a la ciudadanía. Seguiremos levantando nuestra voz de manera firme y vehemente en los distintos foros, como corresponde, para que haya soluciones a un problema que afecta a la región”, aseguró el Alvarado.

El mandatario costarricense hizo un repaso por las recientes acciones de Costa Rica para llamar la atención del mundo acerca de la coyuntura en Nicaragua.

Una de las primeras intervenciones ticas a nivel internacional en ese sentido fue protagonizada el 4 de junio anterior por la canciller y vicepresidenta de la República, Epsy Campbel, en la 48° Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington, Estados Unidos.

Ahí, donde está la sede de esa organización, Campbell lanzó fuertes señalamientos al gobierno de Daniel Ortega y dijo que Costa Rica condenaba todo acto de violencia en el país vecino.

De la misma forma lo hizo el presidente Alvarado durante un discurso que dio en la sesión permanente de la OEA, también en la sede de la entidad, en Washington, el 12 de junio.

El mandatario llamó a la Organización a tomar acciones contundentes ante las crisis en Venezuela y Nicaragua.

Más recientemente, Costa Rica insistió en el tema durante la cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en Santo Domingo, República Dominicana, el 30 de junio.

Tanto el mandatario como la canciller pidieron al Sistema asumir un papel “más activo” en la búsqueda de una salida negociada a la crisis política y social que vive Nicaragua.

Hoy, de nuevo, Campbell dirigió un discurso similar a los ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y de la Unión Europea, durante una reunión que se lleva a cabo en Bélgica.

La canciller solicitó expresamente discutir la crisis que viven los nicaragüenses.

En la conferencia de prensa dada este viernes en Casa Presidencial en ocasión de la visita del secretario general de la ONU, el presidente Alvarado aseveró que Costa Rica seguirá pronunciándose hasta encontrar la ruta de paz que beneficie no solo a Nicaragua sino a la región.