AFP. 6 diciembre
Los presidentes Nicolás Maduro (izquierda) y Vladimir Putin se reunieron el miércoles 5 de diciembre del 2018 en Moscú.
Los presidentes Nicolás Maduro (izquierda) y Vladimir Putin se reunieron el miércoles 5 de diciembre del 2018 en Moscú.

Moscú. Venezuela cerró acuerdos para recibir $6.000 millones en inversiones rusas en los sectores petrolero y minero, anunció este jueves desde Moscú el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

“Ha sido una jornada de dos días, intensa, de trabajo (...). Estamos garantizando una inversión petrolera por encima de $5.000 millones” y “contratos por encima de los $1.000 millones” para la explotación de oro, aseguró a la televisora estatal venezolana VTV.

El mandatario se reunió el miércoles en la residencia oficial de Novo Ogarevo con su par ruso, Vladimir Putin, en una ofensiva diplomática para buscar respaldo en medio de una devastadora crisis socioeconómica y sanciones financieras de Estados Unidos. Putin prometió apoyar “sus esfuerzos”.

Este jueves, el gobernante venezolano sostuvo encuentros con empresarios para sellar convenios.

Sin especificar plazos, Maduro aseveró que la inversión rusa en el área petrolera se enfocará en “empresas mixtas” ruso-venezolanas, con el objetivo de elevar la producción del país suramericano en “casi un millón de barriles”.

La producción de Venezuela se desplomó de 3,2 millones a 1,1 millones de barriles diarios en la última década, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Maduro anuncia inversiones de Rusia por $6.000 millones

Por lo pronto, el bombeo venezolano sigue bajando. En octubre descendió 3,3% hasta 1.171.000 barriles diarios, según fuentes secundarias citadas por la OPEP.

A poco más de un mes de asumir un segundo mandato con rechazo de gran parte de la comunidad internacional, el gobernante socialista intenta encontrar un espaldarazo de sus aliados.

Antes de viajar a Moscú, se reunió el lunes en Caracas con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y en los días previos había recibido al canciller de Irán, Hojattolah Soltaní, y al presidente de la Asamblea Suprema de Corea del Norte, Kim Yong-nam.