Política

Xi Jinping exalta mando chino sobre Hong Kong en aniversario de traspaso

Gobernante insiste en que el principio del modelo ‘Un país, dos sistemas’ es ‘un buen sistema’

Hong Kong. El gobernante chino, Xi Jinping, exaltó este viernes el mando de Pekín sobre Kong Kong, al encabezar las conmemoraciones del 25.º aniversario del traspaso de la ciudad de mando británico, donde afirmó que la democracia florece pese a la represión que silenció a la disidencia.

En la ceremonia, que incluyó la instalación del nuevo Gobierno de Hong Kong, Xi evidenció el control del Partido Comunista Chino sobre la ciudad luego de desatar una fuerte represión contra el movimiento prodemocracia local.

Desde que Pekín impuso en el 2020 una ley de seguridad nacional, la oposición fue aplastada y la mayoría de las figuras prodemocracia abandonaron la ciudad, fueron marginadas del poder o encarceladas.

Pero en su discurso, Xi dijo que Pekín siempre actuó “por el bien de Hong Kong”. “Después de reunificarse con la madre patria, los habitantes de Hong Kong se convirtieron en amos de su propia ciudad”, aseguró Xi. “La verdadera democracia de Hong Kong comenzó en ese momento”.

Se trata de la primera vez que Xi sale del territorio continental chino desde el inicio de la pandemia de la covid-19, y la primera vez que va a Hong Kong desde las protestas masivas del 2019.

Las conmemoraciones del viernes comenzaron con una ceremonia de iza de la bandera en el Muelle Victoria de la ciudad, incluyendo el paso de aviones militares y una flotilla naval que lanzaba penachos de agua. Xi no estuvo presente. Medios locales informaron de que permaneció en la ciudad aledaña china de Shenzhen y regresó a Hong Kong la mañana del viernes.

El viernes marca también el punto intermedio en el modelo de gobierno acordado por Gran Bretaña y China, bajo el cual la ciudad mantendría algo de autonomía y libertad, conocido como “Un país, dos sistemas”.

El aniversario del traspaso solía ser un ejemplo de esas libertades en acción. Durante décadas, cada 1.º de julio cientos de miles de pobladores se congregaban para marchar y expresar sus molestias políticas y sociales.

Pero esa marcha, así como otras congregaciones masivas en Hong Kong, fueron prohibidas los últimos dos años, en una mezcla de restricciones por el coronavirus y medidas de seguridad. Críticos indicaron que la represión, reforzada por una ley de seguridad nacional impuesta por Pekín en el 2020, rompió la promesa china de que Hong Kong mantendría su modo de vida después del traspaso.

“Hicimos una promesa al territorio y a su gente y pretendemos mantenerlo, haciendo lo que podemos para que China cumpla sus compromisos”, declaró el jueves el primer ministro británico, Boris Johnson.

En Estados Unidos, el secretario de Estado, Antony Blinken, lamentó una “erosión de autonomía” en la ciudad, al indicar que “nos solidarizamos con el pueblo de Hong Kong y reforzamos sus llamados para que se reinstauren las promesas de libertad”.

Pero Xi insistió el viernes en que el principio de “Un país, dos sistemas” es “un buen sistema”. “No hay motivo alguno para cambiarlo y debe ser mantenido a largo plazo”, declaró Xi al argumentar que resguarda “la soberanía, seguridad e intereses de desarrollo” de la ciudad.

La visita de Xi se realizó bajo un sistema de circuito cerrado estrechamente monitoreado. Quienes ingresaron a la órbita del presidente, desde los niños que lo recibieron en la estación del tren hasta los oficiales de alto rango, debieron limitar sus contactos sociales, hacer pruebas diarias de covid-19 y pasar días en hoteles de cuarentena.

Las autoridades también detuvieron a al menos nueve personas en la última semana. A más de diez miembros y voluntarios de la Liga de Social Demócratas (LSD), uno de los pocos grupos opositores que quedan en Hong Kong, se les prohibió protestar, y seis miembros del grupo dijeron que sus casas fueron requisadas.

Pero las autoridades buscan presentar una imagen de apoyo público a las celebraciones, con rótulos que proclaman una nueva era de “estabilidad, prosperidad, oportunidad” en toda la ciudad. En el Parque Victoria de la ciudad, una cancha de fútbol fue adornada con una gigantesca bandera china junta a una bandera de Hong Kong un poco más pequeña.

Kelvin Lam, un profesional de las finanzas que visitó la muestra de las banderas, recordó que solía unirse a las marchas del 1.º de julio, pero que ahora la ciudad “se siente diferente”. A su vez, una mujer de apellido Xu comentó que ahora “una vida segura, estable, es lo más importante para la gente común”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.