AFP. 21 julio, 2018

Managua. Miles de opositores marcharon el sábado en la capital nicaragüense desafiando la ofensiva del gobierno de Daniel Ortega, que incluye una nueva ley que los amenaza con hasta 20 años de prisión por “terrorismo”, mientras otros miles salieron a las calles para defender al mandatario.

Una manifestante antigubernamental sostiene una pancarta que muestra una caricatura de Daniel Ortega y su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo. AP
Una manifestante antigubernamental sostiene una pancarta que muestra una caricatura de Daniel Ortega y su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo. AP

“Libertad”, “Justicia”, “El pueblo unido, jamás será vencido”, coreaban los manifestantes, la mayoría con el rostro cubierto con pañuelos y banderas de Nicaragua en las manos.

Las marchas opositoras, denominadas Masaya Florecerá y Del pueblo para el pueblo, de que se van, se van, fueron convocadas el viernes por la Alianza Cívica, que aglutina a organismos de la sociedad civil.

Las movilizaciones partieron de dos puntos distantes de Managua y confluyeron sobre la transitada carretera a Masaya, 30 km al sur de Managua.

Masaya fue el último bastión opositor tomado por las fuerzas gubernamentales, en medio de la ola de protestas iniciada el 18 de abril en Nicaragua, en las que han muerto unas 280 personas y 2.000 resultaron heridas, según organismos de derechos humanos.

La jornada opositora se realizó dos días después de que Ortega denunció que las protestas son parte de un plan golpista para sacarlo del poder, son financiadas desde el exterior y tienen apoyo de sectores internos.

La vicepresidenta Rosario Murillo dijo el viernes que “se hará justicia a las víctimas del terrorismo golpista” y que la justicia será “capaz de reconocer los delitos, los crímenes aberrantes y diabólicos”.

El parlamento, controlado por el oficialismo, aprobó el lunes una polémica reforma legal que castiga con 15 a 20 años de prisión el terrorismo.

“Las protestas no se van a acabar, vamos a seguir en las calles exigiendo libertad (...) no nos importa esa ley de terrorismo que acaba de aprobar el gobierno, vamos a seguir luchando por nuestra libertad”, dijo una joven de 23 años que se identificó como María.

Manifestantes de oposición participan en la marcha llamada Masaya Florecerá, en Managua, Nicaragua, el 21 de julio 2018. AFP
Manifestantes de oposición participan en la marcha llamada Masaya Florecerá, en Managua, Nicaragua, el 21 de julio 2018. AFP

“No tenemos miedo, mientras mas seamos en las calles menos nos pueden hacer no hay que tener miedo”, exclamó a periodistas una estudiante que no dio su nombre.

“Queremos poder respirar tranquilos, salir de nuestras casas con tranquilidad (...) la lucha es para que Nicaragua sea libre y hacer justicia por nuestros muertos”, manifestó un muchacho de 24 años en la marcha.

Apoyo a Ortega

Al mismo tiempo, simpatizantes del gobierno manifestaban su apoyo a Ortega. “Justicia por los muertos” pedían los manifestantes, refiriéndose en su mayoría a policías que han perecido enfrentando las protestas opositoras.

La marcha en el llamado centro histórico de Managua, era protegida por la Policía y se encaminó hacia las instalaciones de la cárcel de El Chipote.

En las afueras de esa prisión acampaban hace días allegados de detenidos en las protestas antigubernamentalides, a la espera de que la Policía les informe sobre la situación de sus familiares.

Organismos de derechos humanos los tuvieron que evacuar para evitar que fueran agredidos por los seguidores de Ortega.

Las mujeres, en su mayoría madres de detenidos, se refugiaron en la Catedral de Managua. “Vinieron hombres encapuchados y armados a decirnos que si no nos salíamos nos iban a matar, por eso nos venimos acá” a la Catedral, dijo a la AFP una mujer que no quiso revelar su nombre.

“Dijeron que a punta de balas nos iban a sacar (...) y para proteger nuestras vidas decidimos salir de ahí”, declaró la esposa de un exmilitar que estaría detenido por negarse a ser parte de grupos paramilitares.

Seguidores del presidente Daniel Ortega marchan en demanda de justicia para las
Seguidores del presidente Daniel Ortega marchan en demanda de justicia para las "Víctimas de terrorismo", refiriéndose a policías muertos en las protestas, el sábado 21 de julio en Managua.

“¿Cuándo se va a terminar esta pesadilla?”, demandó, sin contener el llanto, Carmen Velázquez, esposa de un detenido, quien se desmayó debido a su estado de embarazo.

“No les basta reprimir a los hijos detenidos de manera ilegal, sino que ahora van contra las madres que están esperando información sobre ellos”, dijo la directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) Marlin Sierra.

Ubicado sobre un cerro en el centro de Managua, El Chipote ha sido señalado como un centro de tortura por organismos de derechos humanos que pidieron su cierre.

Estados Unidos critica la violenta represión del gobierno de Managua a las protestas. Y este sábado, antes de cumbre de ministros de Finanzas del G20 en Buenos Aires, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que su país podría considerar sanciones económicas a Nicaragua.

El presidente Ortega, un exguerrillero de 72 años, con 11 años en el poder, está en su tercer mandato y afronta una ola de protestas detonadas por una reforma al sistema de pensiones, que se extendió a una demanda para su salida del gobierno.