AFP y Redacción. 7 junio
Manifestantes antigubernamentales cerraron el tránsito en el pueblo de Las Maderas, a unos 50 km de Managua, el miércoles 6 de junio del 2018.
Manifestantes antigubernamentales cerraron el tránsito en el pueblo de Las Maderas, a unos 50 km de Managua, el miércoles 6 de junio del 2018.

Managua. La economía nicaragüense sufrirá pérdidas de alrededor de $800 millones y cerca de 90.000 empleos a causa de la crisis política en el país, advirtieron este jueves economistas independientes.

Uno de los impactos inmediatos es el retraso en el ciclo agrícola 2018-2019, que se inicia entre mayo y junio, y el cual coincide con la temporada de lluvias, dijo el director de la Consultores para el Desarrollo Empresarial (Copades, privada), Néstor Avendaño.

Las protestas que iniciaron estudiantes en contra de una reforma al sistema de pensiones, que luego fue anulada, comenzaron el 18 de abril y se generalizaron a otros sectores. La represión a las mismas ha dejado 134 muertos y más de mil heridos.

Los opositores han colocado bloqueos en un 70% de las vías en 10 departamentos como presión al Gobierno para que cese la represión, según dirigentes de los llamados "autoconvocados".

Copades prevé que los rubros más afectados por estas protestas serán la producción de granos básicos y bienes de exportación como la carne vacuna, que representan un 30% del producto interno bruto (PIB).

Aumentan los bloqueos de carreteras en Nicaragua

“Si el PIB antes de la crisis lo estimábamos en $15.200 millones, ahora es de $14.400 millones; es decir, una reducción de $800 millones”, puntualizó el especialista.

La proyección oficial en la tasa de crecimiento del PIB para 2018 se sitúa entre 4,5 y 5,0%, una de las más altas de Centroamérica.

Golpe al turismo

Otro efecto negativo recaerá en la actividad comercial y en el turismo; por el lado del gasto habrá una caída de las exportaciones y otra en el consumo de las familias, sostuvo Avendaño.

El turismo da empleo a más 100.000 personas y ya resiente los efectos de las protestas, consignó el diario La Prensa. De acuerdo con este, los hoteles están operando apenas a un 20% de su capacidad y los propietarios de restaurantes se alistan para hacer recortes de personal.

Según cifras divulgadas por ese rotativo, en el 2017 arribaron a Nicaragua 1,5 millones de visitantes, provenientes de Estados Unidos, Centroamérica y Estados Unidos. El ingreso por divisas fue superior a $800 millones.

Las ciudades coloniales de Granada y León figuraron entre los destinos más buscados.

Granada, sita a orillas del lago de Nicaragua, no oculta su inquietud ante la paralización de su principal actividad económica, declaró Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur).

“Me he comunicado con varias personas que se encuentran preocupadas, me dicen que la ciudad está desbaratada, que ha habido saqueos, lo que ha generado un caos en toda la ciudad y ahorita la mayor preocupación es proteger de alguna manera los negocios, los hoteles, los establecimientos”, manifestó a La Prensa.

Presente en una ronda del diálogo nacional que busca una salida a la crisis, el presidente del Banco Central, Ovidio Reyes, indicó el 21 de mayo que, hasta ese momento, las pérdidas en turismo, comercio y otros servicios sumaban $258,9 millones y estimó que habría una contracción del 17%.

Específicamente, en cuanto al turismo, el impacto de la crisis representaba $185 millones, agregó, al tiempo que advirtió de que estas pérdidas seguirían aumentando.

En tanto, el empleo formal, que según el Instituto de Seguridad Social (INSS) registró en el 2017 unos 914.00 puestos de trabajo, tendrá una pérdida estimada en 90.000 plazas”, según el estudio de Copades.

Habitantes de la ciudad de Masaya bloqueaban una calle, el martes 5 de junio del 2018.
Habitantes de la ciudad de Masaya bloqueaban una calle, el martes 5 de junio del 2018.

Los depósitos en dólares en el sistema financiero reflejan una disminución de $377 millones con respecto al saldo máximo al 12 de abril, lo que significa una reducción del 9,2%, mencionó el Copade con base en cifras oficiales.

Esta disminución de los depósitos en dólares “todavía no se denomina como una fuga” de capitales, sino que se trata más bien de una reacción de temor de los depositantes a tener su dinero en Nicaragua por noticias especulativas de que el Gobierno iba a hacer un corralito” financiero, comentó Avendaño.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo (Funides), un centro de pensamiento ligado al sector privado, en una proyección menos optimista, estimó una caída en la tasa de crecimiento económico de 3,2 puntos porcentuales y una reducción de $916 millones.

Los sectores más afectados serán el comercio, el turismo y la construcción, y unos 150.000 puestos de trabajo estarían en riesgo, agregó.