Política

Gobierno de Joe Biden defiende vacunación obligatoria suspendida por la justicia

Asesor del presidente asegura que la medida cumple con la ley y las regulaciones

Washington. El gobierno estadounidense de Joe Biden defendió este domingo la legalidad de la vacunación obligatoria contra la covid-19 en empresas con más de 100 empleados, suspendida el sábado por la justicia, que pretende analizar su constitucionalidad. ”Estamos seguros de que esta medida cumple con la ley y las regulaciones”, dijo a CBS Cedric Richmond, cercano asesor del presidente. Además, destacó que se ofreció “la opción de un test semanal” a los empleados que eran totalmente resistentes a la vacuna.

”Ser presidente no es tomar decisiones fáciles, es tomar decisiones justas y tener el coraje de implementarlas”, agregó. Los republicanos denuncian cualquier forma de obligación a la vacunación como una medida “dictatorial”. ”La carnicería que está en marcha, con más de 750.000 muertos por la pandemia en Estados Unidos, es inaceptable y las vacunas son la mejor forma de luchar contra ella”, insistió Richmond.

La controvertida medida consiste en obligar a decenas de millones de empleados en empresas con más de 100 colaboradores a vacunarse contra la covid-19 antes del 4 de enero, o de lo contrario tener que someterse a pruebas muy periódicas. En Texas, un estado controlado por los republicanos, un tribunal federal de apelaciones suspendió el sábado este nuevo reglamento invocando posibles “graves problemas constitucionales y procesales”, mientras lo examina en el fondo.

Se trata de un revés para el presidente demócrata, que confía en medidas de este tipo para relanzar una campaña de vacunación que muestra signos de estancamiento. ”El presidente y el gobierno no hubieran tomado estas medidas si no las hubieran considerado oportunas y necesarias”, manifestó Vivek Murthy, alta autoridad médica de Estados Unidos.

El Ejecutivo “defenderá” esas disposiciones ante la justicia, dijo al canal ABC. También indicó que la obligación de vacunarse no es “nada nuevo” en la historia de Estados Unidos, al haberse ya implementado contra otras enfermedades. No se descarta que esta medida se extienda a empresas más pequeñas si finalmente es convalidada por la justicia.