Política

Esposa del Chapo Guzmán lo ayudó a escapar de prisión, según testigo del juicio

Dámaso López, excolaborador del capo narcotraficante, envió a una persona que comenzó a sobornar a los guardias carcelarios

Nueva York. La joven esposa de Joaquín el Chapo Guzmán, Emma Coronel, quien ha asistido casi cada día al juicio del famoso capo mexicano en Nueva York, le ayudó a escapar por segunda vez de prisión en julio del 2015, reveló el miércoles un testigo de la Fiscalía.

Dámaso López Núñez, más conocido como Licenciado y quien trabajó años para el cartel de Sinaloa y ahora colabora con el Gobierno estadounidense, contó al jurado que se reunió varias veces con la exreina de belleza, de 29 años, para discutir detalles sobre el plan de fuga del Chapo por un túnel de 1,5 km construido bajo el desagüe de su celda.

Emma Coronel, una ciudadana estadounidense y mexicana que tuvo hijas mellizas con el Chapo en agosto del 2011 y nunca fue acusada de ningún delito, escuchó seria y callada en la sala del tribunal.

López contó que Coronel le pasó varias veces recados del Chapo, que estaba preso en el penal del Altiplano tras su arresto en Mazatlán en febrero del 2014, cuando estaba en un hotel con Emma y las mellizas de ambos.

En una de esas reuniones, Coronel le dijo que el Chapo, de 61 años y acusado de traficar más de 155 toneladas de cocaína y otras drogas a Estados Unidos, “estaba planeando arriesgarse y fugarse del penal”. “Y quería saber si yo podía colaborar”, contó Licenciado.

El plan para escapar

Por medio de Coronel, el Chapo pidió al testigo que consiguiera una persona para enviar a Toluca, muy cerca de la cárcel. López envió a un cuñado, que comenzó a sobornar a guardias carcelarios.

A pedido del Chapo y por medio de los recados entregados por Coronel, Licenciado consiguió también una bodega en un pueblo cercano a Altiplano, armas y una pick-up blindada.

En otras reuniones, además de Coronel y Licenciado estuvieron presentes los hijos mayores del Chapo, que compraron un terreno cercano a la cárcel para empezar a construir el túnel.

Coronel, los hijos del Chapo y López hablaron también de cómo ingresar al penal un reloj con GPS que les transmitiera las coordenadas exactas del exjefe del cartel de Sinaloa.

Cuando los compinches del Chapo excavaban el túnel y se acercaban al piso de concreto de su celda, “eso ocasionaba molestias a los otros presos que se quejaban del ruido”, relató el testigo, recordando lo que el acusado le contó una semana tras su fuga.

El Chapo logró escaparse por segunda vez de prisión en julio del 2015. Huyó por el túnel en una motocicleta que era conducida por un empleado y jalada por unos rieles, contó Licenciado.

El Chapo fue nuevamente arrestado pocos meses después, en enero del 2016, y extraditado a Estados Unidos un año después.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.