AP. 15 marzo, 2018
El presidente Pedro Pablo Kuczynski compareció el 21 de diciembre del 2017 al Congreso para defenderse en un proceso para destituirlo. A la izquierda, el titular del Poder Legislativo, Luis Galarreta.
El presidente Pedro Pablo Kuczynski compareció el 21 de diciembre del 2017 al Congreso para defenderse en un proceso para destituirlo. A la izquierda, el titular del Poder Legislativo, Luis Galarreta.

Lima. El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, irá la próxima semana al Congreso para tratar de convencer a los legisladores de que no lo destituyan, luego que el jueves los legisladores le iniciaron un nuevo proceso para removerlo por sus presuntos vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, a un mes de la Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Lima.

Con 87 votos a favor, 15 en contra y 15 abstenciones, el Poder Legislativo decidió que recibirá el jueves 22 de marzo al mandatario, quien asistirá con su abogado. Luego habrá una etapa de debates y después se someterá a votación el destino de Kuczynski, informó el presidente del Congreso Luis Galarreta en la cuenta oficial de Twitter del Parlamento.

Este es el segundo pedido de destitución en tres meses que enfrenta Kuczynski, quien tiene una débil bancada parlamentaria. Se necesitan como mínimo 87 votos de los 130 parlamentarios del Congreso Unicameral para destituir al mandatario, de 79 años, por "incapacidad moral permanente”.

El intento de destitución fue calificado por la primera ministra, Mercedes Aráoz, como “una real destrucción de la imagen de un país que se ha construido democráticamente con reglas claras”.

El mandatario dijo en Twitter que no tiene “nada que ocultar” y en febrero comentó que el pedido de remoción era “una locura” y añadió: “Me defenderé (como gato) panza arriba”.

Su posible destitución, la próxima semana, le impediría representar a Perú durante la Cumbre de las Américas que tendrá como sede a Lima el 13 y 14 de abril y en la cual ha confirmado su participación el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Según la ley, lo sucedería el primer vicepresidente Martín Vizcarra, quien es actual embajador en Canadá.

El presidente del Banco Central, Julio Velarde, declaró a periodistas que el nuevo pedido de vacancia presidencial genera incertidumbre que “ tal vez esté debilitando” el crecimiento económico, pero la líder opositora Keiko Fujimori afirmó la última semana que el vicepresidente Vizcarra “podría implementar mejor los cambios que los peruanos" están esperando.

Intento fallido

El primer intento de destitución en diciembre fracasó cuando un grupo de parlamentarios simpatizantes del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) y otro puñado de legisladores de izquierda se abstuvieron de votar.

El segundo pedido para destituirlo lo acusa de que ”no tiene ningún problema en continuar mintiendo“ sobre sus relaciones con Odebrecht.

Los analistas sugieren que las posibilidades de sobrevivir al nuevo pedido de destitución parecen escasas en medio de una alta impopularidad y un mayor aislamiento presidencial.

Manifestantes protestaron el jueves 28 de diciembre del 2017, en Lima, contra el indulto al expresidente Alberto Fujimori.
Manifestantes protestaron el jueves 28 de diciembre del 2017, en Lima, contra el indulto al expresidente Alberto Fujimori.

”Esta vez el presidente sí va a tener muchos problemas“, expresó Eduardo Dargent, un profesor de Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica de Perú.

Mientras el Parlamento votaba el inicio de su proceso de destitución a pocas cuadras de distancia, en el palacio presidencial, el mandatario respondía un interrogatorio como testigo ante un fiscal que investiga otro caso ligado a un presunto soborno de Odebrecht al expresidente Alejandro Toledo (2001-2006), durante cuya gestión Kuczynski fue un funcionario poderoso.

La Corte Suprema sugirió el martes solicitar la extradición de Toledo desde Estados Unidos, pero ese pedido, según la ley, depende de Kuczynski.

El mandatario también enfrenta una investigación de otra comisión parlamentaria que en diciembre mostró documentos de pagos por $782.000 que Odebrecht hizo a Westfield Capital, la consultora privada de Kuczynski hace más de una década, por asesorías financieras. Algunos de esos pagos a su firma privada coinciden con el tiempo en que Kuczynski era ministro de Economía y primer ministro del gobierno de Toledo.

Si Kuczynski deja el poder sería el cuarto presidente peruano destituido por ” incapacidad moral” desde la fundación de la República en 1821. El último en ser removido por esa causa, en el 2000, fue Fujimori, quien fue indultado por Kuczynski días después de que se salvó del primer intento de destitución en diciembre.