Política

Comisión del Congreso de Perú recomienda acusar de presunta corrupción al presidente Castillo

El informe final de la Comisión, de mayoría opositora, será debatido este jueves entre sus integrantes pero su aprobación se da por descontada.

Lima. Una comisión del Congreso de Perú que investiga al presidente Pedro Castillo por presunta corrupción en su gobierno recomendará una acusación constitucional en su contra, lo que puede acarrear un pedido de destitución del cargo al que llegó hace 11 meses, reportó este miércoles la prensa.

“La Comisión de Fiscalización y Contraloría propone a la Comisión Permanente del Congreso que al amparo de los artículos 99 y 100 de la Constitución formule Acusación Constitucional ante el Pleno contra el Presidente José Pedro Castillo Terrones”, señaló en sus conclusiones el grupo de trabajo.

El informe final de la Comisión, de mayoría opositora, será debatido este jueves entre sus integrantes pero su aprobación se da por descontada. Partes del documento han sido reproducidas por varios medios, como el diario El Comercio y la radio RPP, entre otros.

El informe acusa al gobernante “de la presunta comisión del delito de organización criminal y negociación incompatible o aprovechamiento indebido del cargo”. El abogado de Castillo, Benji Espinoza, rechazó el trabajo de la comisión y cuestionó su imparcialidad.

“Es un informe político, no jurídico. Es absolutamente grave que la comisión concluya que (el presidente de la República) está involucrado en actos de corrupción y recomiende su destitución”, dijo el abogado a la radio RPP. Si el pleno del Congreso, dominado por la oposición derechista, aprueba el informe se abre la vía para un tercer pedido de vacancia (destitución) de Castillo, quien lleva 11 meses en el poder.

Según el documento, de 360 páginas, Castillo “direccionaba” con un grupo de colaboradores de su entorno inmediato la concesión de contratos de obras públicas. El caso que ha puesto al presidente bajo la lupa de los legisladores es el mismo por el cual lo indaga la fiscalía, un hecho sin precedentes en Perú.

El ministerio público investiga a Castillo por presuntos delitos de tráfico de influencias, organización criminal y colusión agravada por una causa que involucra a su entorno político y familiar. Sin embargo, no puede llevarlo ante la justicia pues tiene inmunidad como jefe de Estado. Su mandato concluye en el 2026.

Se trata de la investigación sobre el consorcio “Puente Tarata III”, que busca determinar si un exministro de Transportes, seis legisladores, un exsecretario general de la Presidencia y dos sobrinos de Castillo integraban una supuesta red criminal encabezada por el presidente para conceder un contrato de obras públicas.

Los cuatro investigados del entorno del presidente están prófugos tras dictarse una orden de prisión preventiva contra ellos. Castillo ya respondió a un interrogatorio de la fiscalía hace 10 días. Según trascendidos de prensa, negó estar involucrado. La comisión también cree que Castillo incurrió en la presunta comisión del delito de tráfico de influencias por un caso de injerencia en los ascensos de los altos mandos del Ejército.

El informe del grupo legislativo, que inició sus trabajos en marzo, no contiene descargos de Castillo luego que éste rechazó a último momento recibirlos el lunes. “El presidente de la República no declarará por no respetarse las garantías mínimas del debido proceso”, alegó su defensor.

El Congreso ha votado en contra en dos intentos de destituir al mandatario, el último de ellos en marzo, cuando en un juicio político relámpago cosechó solo 55 de los 87 votos necesarios.

Las mociones de “vacancia presidencial” se han vuelto costumbre en Perú y causaron la caída de los mandatarios Pedro Pablo Kuczynski en el 2018 y Martín Vizcarra (en 2020. Desde diciembre de 2017, el Congreso ha debatido seis iniciativas de este tipo. Los choques entre el Congreso y el Ejecutivo llevaron a Perú a tener tres presidentes en cinco días en noviembre del 2020.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.