AFP. 29 agosto
Jair Bolsonaro visitó el lunes 27 de agosto del 2018 el mercado del barrio de Madureira, en Río de Janeiro.
Jair Bolsonaro visitó el lunes 27 de agosto del 2018 el mercado del barrio de Madureira, en Río de Janeiro.

Río de Janeiro. El diputado de extrema derecha Jair Bolsonaro tiene todas las posibilidades de llegar a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, un escenario hasta hace poco impensable, que conmociona a los defensores de la democracia.

Este admirador de la dictadura militar (1964-1985) figura segundo en intenciones de voto, después de Luiz Inácio Lula Da Silva, pero en primer lugar en caso de la descalificación -muy probable- del expresidente de izquierda, quien cumple una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción.

El sorprendente empuje de Lula en las encuestas ha eclipsado el hecho de que Bolsonaro viene progresando desde enero, incluso en los bastiones del PSDB, partido de centroderecha, y lidera actualmente la carrera en media docena de estados en los escenarios sin el líder de la izquierda.

A comienzos de semana, en un recorrido por un mercado de Madureira, barrio rodeado de favelas de Rio de Janeiro, el excapitán de Ejército, de 63 años, no escondió su satisfacción frente a los admiradores que lo aclamaron al grito de “¡Mito, Mito!”.

Sintiéndose en su elemento, da rienda suelta a algunas de las fórmulas que le valen el apoyo de sectores saturados por la violencia, la corrupción o la exclusión.

“Las armas no alimentan la violencia, las flores no traen la paz”, proclamó entre los puestos del mercado, con los pulgares hacia arriba y una gran sonrisa este legislador que ocupa un escaño en la Cámara desde hace 27 años.

“Si alguna vez alguno de nosotros, civil o militar, es atacado y toma represalias con 20 disparos, debería ser condecorado y no condenado”.


Y no se niega a ningún selfie, y en particular con mujeres, con las que trata de congraciarse después de declaraciones misóginas. De hecho, un 43% de las mujeres dice que no votaría jamás por él.

También genera un fuerte rechazo en las comunidades negra y LGBT por sus propósitos racistas y homófobos; ha dicho por ejemplo que preferiría ver a un hijo suyo "muerto en un accidente en lugar de homosexual".

“Que las encuestas le den casi un 20% a Bolsonaro es una verdadera vergüenza”, afirmó el académico Ruy Fausto, autor de Caminos de la izquierda: elementos para una reconstrucción.

"No va a ganar, pero basta con ver este tipo de voto para comprender que el país está mal", agrega.

Con 8,5 millones de seguidores en Facebook, Twitter e Instagram, Bolsonaro tiene una fuerza de ataque muy superior a la de cualquier otro de los doce candidatos.

Electores meta

Tiene un gran poder de atracción entre los jóvenes nacidos después de la dictadura: un 60% de sus seguidores tiene menos de 34 años. Católico, corteja también a las iglesias evangélicas.

Este heraldo de la ley y el orden atrae también a los pobres, a la clase media y a intelectuales.

Para combatir la violencia en Brasil, que el año pasado alcanzó el récord de casi 64.000 homicidios, Bolsonaro propuso flexibilizar las leyes sobre el porte de armas para los “buenos ciudadanos”.

Jair Bolsonaro, candidato presidencial brasileño, estuvo en el mercado de Madureira, en Río de Janeiro, el lunes 27 de agosto del 2018.
Jair Bolsonaro, candidato presidencial brasileño, estuvo en el mercado de Madureira, en Río de Janeiro, el lunes 27 de agosto del 2018.


“Si alguna vez alguno de nosotros, civil o militar, es atacado y toma represalias con 20 disparos, debería ser condecorado y no condenado”, dijo en Madureira.

Bolsonaro encontró a su vicepresidente: el general de reserva Antonio Hamilton Mourao, quien afirmó en el 2017 que si la situación política continuaba deteriorándose, el Ejército se vería obligado a “imponer una solución” en Brasil.

El candidato anunció que, de ser elegido, daría seis ministerios a los generales. “También quiere darle a la Policía Federal un mayor papel en la lucha contra el crimen organizado”, expresó David Fleischer, profesor emérito de Ciencias Políticas de la Universidad de Brasilia.

Aun así, debería resultarle difícil constituir una mayoría para gobernar.

Las elecciones brasileñas están en una etapa tan impredecible que la hipótesis de un presidente de ultraderecha ya no parece descabellada.

“Hay pocas posibilidades de que sea elegido”, expresó David Fleischer. Pero “depende de quién esté liderando en la segunda ronda”: Marina Silva (ecologista), Ciro Gomes (centro izquierda) o Geraldo Alckmin (centro derecha).

Aquellos a quienes el progreso de Bolsonaro hace temblar se aferran a la esperanza de que su fortaleza en los sondeos se debilite con el inicio este fin de semana de la campaña por radio y televisión.

Esos espacios se atribuyen proporcionalmente a las bancadas legislativas y la del Partido Social Liberal (PSL) de Bolsonaro dispondrá de anuncios de apenas 8 segundos. Alckmin, en cambio, gracias a sus alianzas, podrá explayarse durante 5,32 minutos.