AFP. 27 septiembre
Una tumba en Madain Saleh, Arabia Saudí, sitio declarado patrimonio mundial por la Unesco.
Una tumba en Madain Saleh, Arabia Saudí, sitio declarado patrimonio mundial por la Unesco.

Riad. Arabia Saudí anunció este viernes que emitirá visas turísticas por primera vez, abriendo las puertas del reino ultraconservador a los viajeros con el objetivo de diversificar sus recursos, que actualmente dependen por completo del petróleo.

Hasta ahora, Arabia Saudí solo concedía visas a los peregrinos, a los trabajadores extranjeros y, desde hace poco, a los espectadores de encuentros deportivos o eventos culturales.

El desarrollo del turismo es uno de los principales ejes del programa de reformas Vision 2030 del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, quien intenta preparar la mayor economía árabe a la era pospetróleo.

Este anuncio llega apenas dos semanas después de unos devastadores ataques contra varias infraestructuras petroleras saudíes, que Estados unidos atribuye a Irán y que hicieron tambalearse a los mercados mundiales de energía.

“Abrir Arabia Saudí a los turistas internacionales es un momento histórico para nuestro país”, declaró en un comunicado Ahmed al Jateeb, director del turismo. “Los visitantes quedarán sorprendidos al descubrir los tesoros que podemos compartir: cinco sitios clasificados como patrimonio mundial de la Unesco, una cultura local vibrante y una imponente belleza natural”.

Arabia Saudí ofrecerá en línea visas turísticas a los ciudadanos de 49 países, según Bloomberg News, que citó a Ahmed al Jateeb.

A diferencia de las saudíes, las turistas extranjeras no tendrán que ceñirse al estricto vestuario que muestra esta joven en la ciudad de Yedá.
A diferencia de las saudíes, las turistas extranjeras no tendrán que ceñirse al estricto vestuario que muestra esta joven en la ciudad de Yedá.

El reino ya había tomado una medida de apertura a principios de agosto, cuando permitió a las mujeres de más de 21 años obtener un pasaporte y viajar al extranjero sin el permiso de un “tutor” masculino. En junio del 2018, las saudíes habían obtenido también el derecho a conducir vehículos, un gran avance en el país.

Según Al Jateeb, el reino relajará las normas de indumentaria para las mujeres extranjeras, que podrán pasearse sin abaya, la tradicional túnica que las saudíes deben llevar en público de forma obligatoria. No obstante, las visitantes extranjeras deberán llevar “vestimentas púdicas”, añadió.

Apertura del reino

El reino, que prohíbe el alcohol y dicta unas estrictas normas sociales, no suele considerarse un destino muy atractivo para el turismo. Pero el príncipe Mohamed bin Salmán quiere cambiar esta percepción, y ya impulsó varias reformas liberales que permitieron la apertura de cines y la organización de conciertos o de eventos deportivos en el país.

Según expertos, las críticas internacionales sobre el irrespeto de los derechos humanos en el reino --con el recuerdo del asesinato el año pasado del periodista Jamal Khashoggi-- también podrían frenar a los turistas extranjeros.

El gobierno, que se enfrenta a unos precios del petróleo bastante bajos, espera que el turismo se desarrolle y llegue a representar el 10% del producto interno bruto (PIB) saudí para el 2030.

Un grupo de visitantes extranjeros descendía al cráter volcánico de Al-Wahbah, en noviembre del 2017, guiado por un saudí. El lugar se halla a unos 360 kilómetros al noreset de la ciudad de Yedá.
Un grupo de visitantes extranjeros descendía al cráter volcánico de Al-Wahbah, en noviembre del 2017, guiado por un saudí. El lugar se halla a unos 360 kilómetros al noreset de la ciudad de Yedá.

Arabia Saudí gasta miles de millones de dólares para intentar construir una industria turística a partir de cero.

En el 2017, el reino anunció un proyecto de varios miles de millones de dólares para transformar 50 islas y otros sitios vírgenes del mar Rojo en estaciones balnearias de lujo.

El país también desarrolla sitios arqueológicos como Madain Saleh, donde se encuentran tumbas de gres de la misma civilización que la que construyó la famosa ciudad antigua de Petra, en Jordania.