AFP. 22 agosto
Keiko Fujimori salió salpicada por el escándalo de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht en Perú. Su partido habría recibido fondos para la campaña electoral.
Keiko Fujimori salió salpicada por el escándalo de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht en Perú. Su partido habría recibido fondos para la campaña electoral.

Lima. La desaprobación a la líder opositora peruana Keiko Fujimori subió a 80% y alcanzó su nivel mayor en un contexto de acusaciones de corrupción a su partido, según un sondeo difundido el miércoles.

La encuesta otorga a Keiko seis puntos más de desaprobación que en julio, mientras que su aprobación cayó cuatro puntos a 15%, según la encuesta nacional de la firma Ipsos publicada por el diario El Comercio.

Este es el mayor nivel de rechazo a la líder de la oposición desde que hace dos años perdió en un balotaje las elecciones presidenciales ante Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció en marzo agobiado por denuncias de corrupción.

La mayor de los cuatro hijos del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) dirige con mano firme el partido Fuerza Popular (derecha populista), que controla el Congreso y que mantuvo acorralado a Kuczynski en sus 20 meses de gobierno.

La corrupción es el motivo central por el cual los peruanos desaprueban su desempeño político: un 72% de los encuestados cree que Keiko “está involucrada en actos de corrupción”.

La corrupción es el motivo central por el cual los peruanos desaprueban su desempeño político: un 72% de los encuestados cree que Keiko “está involucrada en actos de corrupción”.

“Veo muy difícil que el Congreso y Keiko Fujimori puedan revertir la tendencia”, dijo el gerente de estudios de opinión de Ipsos, Guillermo Loli, citado por el diario El Comercio.

Hacia atrás

La aprobación a Keiko, de 43 años, empezó a declinar este año luego de mantenerse en torno al 40% durante todo el 2017.

A ello se sumó después el cisma en el fujimorismo, principal fuerza política de Perú, cuando su hermano Kenji renunció al partido por las revelaciones de Odebrecht. En respuesta, el partido logró suspenderlo del Congreso.

“La ruptura final con Kenji, en febrero terminó de agravar la situación. La gente la vio capaz de afectar lazos personales por preservar su dominio”, manifestó el analista político José Carlos Requena a El Comercio.

También la afectaron las acciones de su partido para conseguir la renuncia de Kuczynski y la reciente difusión de audios que revelan presunta corrupción en el poder judicial.

El sondeo se realizó del 15 al 17 de agosto entre 1.266 entrevistados, con un margen de error de 2,75%, señaló Ipsos.