AFP . 2 enero
El exmagnate fue detenido en Tokio en noviembre del 2018, acusado de malversación financiera y tenía que ser juzgado en Japón a partir de abril del 2020. Foto: Archivo/ AP
El exmagnate fue detenido en Tokio en noviembre del 2018, acusado de malversación financiera y tenía que ser juzgado en Japón a partir de abril del 2020. Foto: Archivo/ AP

Tokio, Japón. La Policía allanó este jueves el domicilio de Carlos Ghosn en Tokio, mientras en Turquía las autoridades detuvieron a varias personas para aclarar las circunstancias de la huida a Líbano, vía Estambul, del exmagnate del automóvil.

Las televisiones japonesas mostraron imágenes de los inspectores entrando en la casa donde el exdirector de Renault y Nissan estaba en arresto domiciliario.

Por su parte, según la agencia de prensa DHA, la Policía turca detuvo a siete personas, entre ellas cuatro pilotos, sospechosas de haberle ayudado a viajar a Líbano desde un aeropuerto de Estambul, donde aterrizó procedente de Japón.

Ghosn llegó el lunes a Beirut, desde donde publicó un comunicado de prensa. Su equipo de comunicación confirmó a la AFP que en los próximos días dará una rueda de prensa.

El exmagnate fue detenido en Tokio en noviembre del 2018, acusado de malversación financiera y tenía que ser juzgado en Japón a partir de abril del 2020. Tras pasar un total de 130 días en prisión estaba en arresto domiciliario.

El hombre, quien llegó a ser el presidente ejecutivo mejor pagado de Japón, se enfrenta a cuatro cargos en este país: dos por ingresos diferidos no declarados a las autoridades bursátiles por Nissan y otros dos por abuso de confianza agravado.

Las circunstancias de su huida todavía son muy confusas.

Según fuentes de la investigación citadas por la prensa japonesa, los inspectores de la Fiscalía de Tokio están examinando las imágenes de las cámaras de seguridad en la entrada de su domicilio y en el barrio donde vivía.

Francia indicó por su parte que Ghosn, quien tiene tres nacionalidades (francesa, brasileña y libanesa), no será extraditado si pisa territorio francés porque el país “nunca” extradita a sus ciudadanos, según la secretaria de Estado de Economía, Agnès Pannier-Runacher, en declaraciones a la cadena BFMTV.

Por otra parte, una fuente cercana al caso confirmó que Ghosn no tenía uno sino dos pasaportes franceses y que uno de ellos lo llevaba consigo.

Según la fuente consultada por la AFP, sus abogados tenían tres pasaportes de Ghosn (francés, libanés y brasileño) guardados en una caja fuerte.

Sin embargo, el exdirectivo obtuvo una autorización excepcional de un tribunal para llevar consigo un segundo pasaporte francés, que llevaba dentro de una especie de estuche con un código secreto que tenían sus abogados.

Ghosn tenía prohibido salir al extranjero, pero se movía con relativa libertad dentro de Japón, donde podía salir de la capital con algunas restricciones, un sistema que se aplica a otras personas extranjeras en detención provisional, según la fuente.

En caso de control policial tenía que ponerse en contacto con el abogado que tenía el código para que acudiera allí donde estuviera (el código no se podía comunicar por teléfono a la Policía), indicó la misma fuente.

No obstante, Ghosn no habría utilizado este pasaporte para huir del país sino un “medio ilegal”, indicó la cadena de televisión NHK citando fuentes próximas a la investigación.

Según una fuente de la presidencia libanesa, Ghosn entró en el país procedente de Turquía con un pasaporte francés y un documento de identidad libanés.

Hay sospechas de que Ghosn habría usado un jet privado desde el aeropuerto de Kansai, en el oeste de Japón.

Un pequeño avión de este tipo despegó el 29 de diciembre, a eso de las 11 p. m., desde el aeropuerto, gestionado a medias por el grupo francés Vinci y el japonés Orix, en dirección de Estambul, indicaron los medios locales.

La huida de Ghosn provocó consternación en Japón y su equipo de abogados defensores consideró su actitud “inexcusable”, aunque dijo entender las razones de su descontento con la justicia japonesa.

Tras su detención Ghosn había sido cesado como presidente de Nissan y Mitsubishi Motors. Luego dimitió de la presidencia de Renault, antes incluso de que se llevaran a cabo otras investigaciones contra él en Francia.

En tanto, Líbano recibió una orden de detención de Interpol contra Carlos Ghosn.

“La Fiscalía General (...) recibió una alerta roja de Interpol concerniente al caso Carlos Ghosn”, indicó Albert Sarhane, citado por la agencia de prensa oficial ANI.