AFP. 10 abril
Migrantes hondureños caminaban hacia la frontera de Agua Caliente con Guatemala luego de emprender el viaje, este miércoles 10 de abril del 2019, desde San Pedro Sula.
Migrantes hondureños caminaban hacia la frontera de Agua Caliente con Guatemala luego de emprender el viaje, este miércoles 10 de abril del 2019, desde San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Honduras. Cerca de un millar de hondureños partieron entre la noche del martes y el alba de este miércoles hacia Estados Unidos tras haber sido convocados por redes sociales para integrar una nueva “caravana del migrante” desde San Pedro Sula.

Alrededor de mil personas, según estimaciones de la Policía, se reunieron desde la tarde del martes en la central metroplitana de transporte de la segunda ciudad de Honduras, situada 180 km al norte de la capital.

A altas horas de la noche del martes, la mayor parte del grupo abordó microbuses, algunos pagando $12 hasta Agua Caliente, en la frontera entre Honduras y Guatemala; otros, $51 hasta Tecún Umán, entre Guatemala y México.

Los restantes, unos 300, partieron caminando este miércoles por la orilla de la carretera hacia Agua Caliente, donde abordaban vehículos particulares o buses locales para llegar hasta la frontera.

La caravana, convocada por medio de redes sociales, sorprendió a las autoridades que, junto a algunos expertos, esperaban que el nuevo llamado fuera ignorado por los migrantes, como había ocurrido varias veces desde febrero.

Alexis Pérez, de 27 años, integra la caravana y se queja: “Estamos fregados (mal) con este gobierno, no hay empleo”.

Desde el 13 de octubre, cuando salió la primera caravana con unas 2.000 personas, han partido al menos otras tres con personas que huyen del desempleo, la falta de oportunidades y del terror que siembran las pandillas y los narcotraficantes en los barrios.

El dolor de cabeza de Trump

La avalancha humana a la que se sumaron salvadoreños, guatemaltecos y mexicanos ha irritado al presidente estadounidense Donald Trump, quien incluso desplazó efectivos militares para bloquearles el paso en la frontera sur con México.

El nuevo movimiento migratorio, que incluye varias familias con niños, se produce en momentos en los que Trump busca endurecer la política migratoria, con el número de detenciones de migrantes indocumentados en fuerte alza en la frontera con México.

Trump viajó el viernes con Nielsen a la frontera con México, donde busca que se construya un muro que se extienda por los 3.000 kilómetros limítrofes. Allí aseguró que Estados Unidos “está lleno” y no puede recibir a los migrantes.

El mandatario se queja habitualmente de la liberalidad de las leyes de su país en materia de inmigración y batalla en el Congreso para financiar la construcción del muro, una de sus principales promesas de campaña en 2016.

Nada los detiene

Ni los militares ni las cercas de alambre de púas disuadieron a los hondureños de emigrar, a razón de unos 300 por día por la frontera con Guatemala, además de otros grupos minoritarios que van en autobuses, según expertos.

Un grupo de hondureños se dirigía, desde San Pedro Sula, hacia la frontera de Agua Caliente, con Guatemala, este miércoles 10 de abril del 2019
Un grupo de hondureños se dirigía, desde San Pedro Sula, hacia la frontera de Agua Caliente, con Guatemala, este miércoles 10 de abril del 2019

“Todos las noches salen hasta seis buses llenos (de migrantes) hacia la frontera. Van de 30 a 50 pasajeros” en cada uno, afirmó Franklin Paz, de 28 años, despachador de la empresa de transporte Congolón, que vendía los boletos.

Así como salen grandes cantidades de hondureños, llegan deportados.

“A mí me deportaron, me agarraron en Houston (Texas) y me llevaron a El Paso de donde me deportaron”, contó Róger Quintanilla, de 18 años. Unos 300 llegaron al aeropuerto de San Pedro Sula, encadenados de pies, cintura y manos, relató.

"Aquí no se puede vivir, querían que me metiera a la mara (pandilla) Barrio 18" en la colonia Rivera Hernández, de San Pedro Sula, se quejó Quintanilla.

El gobierno indicó en un comunicado que el martes llegó un vuelo desde San Antonio, Texas, a San Pedro Sula, con las primeras 12 familias deportadas del año, con 25 personas, 12 adultos y 13 menores.

"Me engañaron, todo el mundo decía que la pasada para Estados Unidos con niño era fácil, pero no. Ahorita ya cambió la ley, es mentira, no dan asilo por ir con niños", dijo Santiago Reyes, uno de los deportados, que llegó junto a su hijo de siete años.

Según la Cancillería hondureña, cada día reciben dos vuelos de retornados y hasta 16 autobuses con unas 750 personas procedentes de México. Hasta el 31 de marzo había retornado 19.605.