Interés Humano

Dimite el enviado de EE. UU. a Haití por las deportaciones ‘inhumanas’ de migrantes

La renuncia del funcionario ocurre luego de que el gobierno estadounidense empezó la semana pasada a deportar en aviones a ciudadanos haitianos que entraron a Estados Unidos desde México

Puerto Príncipe. El enviado especial de Estados Unidos en Haití renunció al cargo este jueves, dos meses después de su nombramiento, al denunciar las deportaciones del gobierno de Joe Biden de miles de haitianos que cruzan la frontera desde México.

“No me asociaré con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados y migrantes ilegales haitianos a Haití”, dijo el enviado especial del Departamento de Estado, Daniel Foote, en su carta de renuncia.

En el texto, dirigido al secretario de Estado Antony Blinken, Foote describió Haití como un lugar en el que los diplomáticos estadounidenses “están confinados en instalaciones de seguridad debido a los peligros que representan las bandas armadas que controlan la vida diaria”.

“Sumida en la pobreza y rehén del terror, la población haitiana simplemente no puede soportar el flujo forzado de miles de migrantes que regresan y que carecen de comida, refugio y dinero sin provocar una nueva e inevitable tragedia humana”, escribió.

“Más refugiados alimentarán aún más la desesperación y el crimen”.

La renuncia del funcionario ocurre luego de que el gobierno estadounidense empezó la semana pasada a embarcar en aviones a ciudadanos haitianos que entraron a Estados Unidos desde México para llevarlos de regreso a su país.

El secretario de Estado, Antony Blinken, agradeció a Daniel Foote el trabajo realizado y añadió: “Esto no significa que no podamos tener desacuerdos sobre el enfoque correcto”.

“El nivel de desesperación entre los migrantes solo puede afectarnos fuertemente a todos, por lo que realmente entiendo la pasión que rodea este asunto”, agregó.

Más temprano, el vocero del Departamento de Estado, Ned Price, había rechazado de manera más directa las acusaciones de Daniel Foote, las que calificó de “simplemente falsas” según él.

El enviado “no aprovechó la oportunidad para expresar” sus “preocupaciones sobre los migrantes durante su mandato y, en cambio, optó por renunciar”, lamentó Price.

Otro funcionario lo acusó de intentar ir más allá de sus competencias en la política estadounidense en Haití.

Los haitianos forman parte de una ola de miles de migrantes agolpados desde hace varias semanas en las ciudades mexicanas de Tapachula (frontera sur con Guatemala) y Ciudad Acuña (limítrofe con Texas).

Los migrantes haitianos llegan principalmente desde Brasil y Chile, adonde habían emigrado tras el terremoto del 2010 que dejó unos 200.000 muertos en Haití.