Interés Humano

Legisladores estatales en Estados Unidos abordan el aborto antes de la decisión de Suprema Corte

1.844 disposiciones relacionadas con la salud y los derechos sexuales y reproductivos se han introducido en 46 estados durante el mes y medio pasado, de acuerdo con el Instituto Guttmacher, que defiende derechos al aborto

Washington. Las medidas restringiendo o protegiendo el aborto están inundando las legislaturas estatales en Estados Unidos antes de la decisión de la Corte Suprema, que podría alterar el marco legal que rige su práctica desde hace 50 años.

Un total de 1.844 disposiciones relacionadas con la salud y los derechos sexuales y reproductivos se han introducido en 46 estados durante el mes y medio pasado, de acuerdo con el Instituto Guttmacher, que defiende los derechos al aborto.

Legisladores en estados sureños liderados por republicanos han introducido leyes endureciendo las restricciones para el aborto, mientras sus contrapartes en estados gobernados por demócratas elevaron medidas protegiendo el derecho de la mujer a decidir.

El frenesí legislativo llega en momentos en que la Corte Suprema Corte, dominada por conservadores por cuenta de la nominación de tres jueces por el expresidente Donald Trump, está lista para posiblemente derogar la “Roe v. Wade”, una emblemática decisión de 1973 que mantuvo el acceso al aborto como un derecho constitucional.

En un veredicto de 1992, conocido como “Planned Parenthood v. Casey”, la corte garantizó el derecho a la mujer a abortar hasta que el feto sea viable fuera del útero, lo que suele ocurrir entre las 22 y 24 semanas.

En septiembre, la corte más alta de la nación, que tiene mayoría conservadora en una relación de 6 a 3, se negó a bloquear una ley de Texas que prohíbe el aborto después de seis semanas, antes de que la mayoría de mujeres siquiera sepa que está embarazada.

En diciembre, atendiendo argumentos orales sobre la Ley Misisipi -que prohibiría la mayoría de abortos después de 15 semanas-, la mayoría conservadora de la corte parecía inclinada a no solo defender la ley sino a rechazar la “Roe vs. Wade”.

La Corte Suprema espera tramitar una decisión en el caso de Misisipi en junio.

Miembros de la derecha religiosa y conservadora se sienten optimistas.

“Esperamos que la Corte Suprema reconozca pronto el derecho de la gente en cada estado a promulgar leyes que protejan a los niños no nacidos y a sus madres”, dijo Sue Liebel, de la organización antiaborto Lista Susan B. Anthony.

Alexis McGill Johnson, presidente de Planned Parenthood, quien opera un número de clínicas de aborto a lo largo del país, dice que las señales desde la corte han dado a los políticos “luz verde para avanzar con sus propias prohibiciones inconstitucionales, mermando el acceso al aborto estado por estado, región por región”.

De acuerdo con el Instituto Guttmacher, se introdujeron restricciones al aborto en 41 de los 50 estados de Estados Unidos entre el primero de enero y el 15 de marzo.

En Misuri, un proyecto de ley prohibiría el aborto en casos de embarazo ectópico (embarazos fuera del útero, principalmente en las trompas de Falopio), a pesar de que no son viables y ponen en peligro la salud de la madre.

Otra medida en Misuri prohibiría viajar fuera del estado para tener un aborto.

Las leyes están actualmente solo en etapa preliminar y tendrían que ser aprobadas por ambas cámaras y firmadas por el gobernador.

La legislación que restringe el aborto en otros estados se está moviendo más rápidamente, con algunos tomando como referencia la ley de Texas, que faculta al público a demandar a doctores que ejecutan abortos -o cualquiera que los facilitase- una vez se detecten latidos del corazón en el útero.

Estos ciudadanos pueden ser recompensados con 10.000 dólares por iniciar demandas civiles que aterricen en la corte, levantando las críticas sobre cómo el estado estaría promoviendo a la gente a ejercer la ley por cuenta propia.

Los legisladores de Idaho adoptaron un proyecto de ley la semana pasada que también se basa en la prohibición de Texas de abortos después de las seis semanas de embarazo. Les permite a familiares de “niños que no han nacido” a elevar demandas contra proveedores de aborto.

El proyecto está esperando la firma del gobernador republicano, Brad Little.

A diferencia de la ley de Texas, el proyecto de Idaho permite excepciones por violación o incesto si se presenta a las autoridades un reporte policial.

Leyes similares están en progreso en Missouri, Oklahoma y Wisconsin.

Dos días después de pasar la ley de Idaho, Jay Inslee, el gobernador demócrata del vecino Washington, firmó una ley que prohibiría demandas contra médicos, enfermeras u otro personal de la salud que ejecute abortos.

“Sabemos que esta ley es necesaria porque este es un tiempo peligroso para la libertad de elegir que la gente ha disfrutado por décadas”, expresó Inslee.

Vermont, estado del noreste, ha ido incluso más lejos, con legisladores aprobando una enmienda a la constitución estatal que consagra el derecho al aborto y la anticoncepción.

Será sometida a referendo durante las elecciones parlamentarias de medio término en noviembre y se espera que pase.

De acuerdo con Planned Parenthood, más de 100 medidas protectoras de los derechos del aborto están bajo consideración en varios estados, incluyendo California, Colorado, Connecticut, Maryland y Nueva Jersey.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.