Interés Humano

Ghislaine Maxwell llega al banquillo por tráfico sexual de menores para Epstein

Juicio contra la expareja del difunto Jeffrey Epstein inicia este lunes en Brooklyn. Ella se enfrenta a seis cargos y a una condena de hasta 80 años de cárcel

Brooklyn. El juicio contra Ghislaine Maxwell por tráfico sexual de menores para el difunto financiero Jeffrey Epstein se inicia este lunes en un tribunal federal de Brooklyn, en medio de una gran expectación.

La hija de 59 años de Robert Maxwell, quien en vida fue un magnate de la prensa británica, está acusada de captar a menores de edad para la satisfacción sexual del que fue su amante y amigo del alma, Epstein, quien se suicidó en la cárcel hace más de dos años.

Ella se ha declarado no culpable de los seis cargos que le imputan, entre ellos el de tráfico de menores, y si se confirma su culpabilidad en todos ellos podría ser condenada a 80 años de cárcel. Se espera que las cuatro demandantes, que se presentarán en el juicio como víctimas menores 1, 2, 3 y 4 acusen a Maxwell de operar una red de captación de jovencitas que eran llevadas a otros estados para proporcionar servicios sexuales a Epstein, por los que recibían cientos de dólares.

Es poco probable que Maxwell, a quien le denegaron libertad bajo fianza en seis ocasiones desde su detención, testifique en el juicio. El jurado de 12 miembros y seis reemplazantes quedará constituido oficialmente este lunes, con el inicio del juicio, el cual se prevé dure hasta mediados de enero.

Delitos entre 1994 y 2004

Maxwell fue detenida en julio de 2020 luego de la muerte de Epstein, a raíz de la decisión de la justicia estadounidense de perseguir a los cómplices del gestor multimillonario y amigo de celebridades, entre las que se encuentra el príncipe británico Andrés, salpicado también por el escándalo de abusos a menores. Desde entonces, la “socialite” está detenida en la cárcel Metropolitana de Brooklyn, donde repetidamente se ha quejado de las condiciones insalubres e inhumanas en las que vive.

Las denunciantes del caso, cuyos nombres se mantienen en el anonimato, acusan a Maxwell de delitos que ocurrieron entre 1994 y 2004. Dos tenían 14 y 15 años en la época en que aseguran que fueron abusadas. La acusación señala que Maxwell se ganaba la confianza de las jóvenes llevándolas de compras o al teatro, y después las persuadía para que dieran masajes a Epstein desnudas en alguna de sus residencias, antes de mantener relaciones sexuales con él a cambio de dinero.

Epstein fue declarado culpable en Florida en 2008 por pagar a jóvenes por masajes, pero pasó solo 13 meses en la cárcel tras un acuerdo secreto con el entonces fiscal del estado.

La fiscalía asegura que Maxwell participó a veces en los supuestos abusos, tanto en su casa de Londres como en las viviendas que tenía Epstein en Manhattan, Palm Beach y Nuevo México. El multimillonario murió a los 66 años en una cárcel de Manhattan en agosto de 2019 mientras esperaba un juicio por las alegaciones de tráfico sexual de menores, en lo que las autoridades de Nueva York consideraron un suicidio.

Acusación por perjurio

Nacida en Francia, Maxwell también ha sido acusada doblemente de perjurio, lo que será juzgado en otro juicio previsto hacia finales de 2022.

Estas acusaciones están relacionadas con un testimonio que dio en 2016 en un caso por difamación que inició contra ella Virginia Giuffre, supuesta víctima y una de las principales detractoras de Epstein.

Giuffre alega que Epstein la solía prestar para mantener relaciones sexuales con poderosos amigos, como el príncipe Andrés, a quien ha denunciado en Nueva York. Alega que el miembro de la familia real mantuvo relaciones sexuales con ella hace más de 20 años, cuando ella tenía 17.

Andrés, el segundo hijo de la reina Isabel II, no ha sido acusado criminalmente y ha refutado dichos señalamientos.

Giuffre, quien ahora tiene 38 años, no forma parte de la actual acusación contra Maxwell.