Interés Humano

Familias de víctimas del tiroteo de Parkland llegan a acuerdo judicial y recibirán indemnización

El monto acordado podría ascender a $130 millones, según la prensa estadounidense.

Florida. La justicia estadounidense ha llegado a un “acuerdo histórico” para indemnizar a las familias de las víctimas del tiroteo de Parkland, según sus abogados, después de que la policía federal (FBI) no investigara información que podría haber evitado la matanza en una escuela secundaria.

Los detalles del acuerdo se están ultimando, aunque la cantidad podría ascender a $130 millones, según la prensa estadounidense.

El día de San Valentín del 2018, Nikolas Cruz abrió fuego en su antiguo instituto de Parkland con un rifle semiautomático AR-15, matando a 17 personas e hiriendo a otras 15 en la que fue una de las peores masacres escolares de Estados Unidos.

El FBI admitió tras la matanza que no había investigado dos pistas que había recibido sobre Cruz, lo que provocó el desconcierto de las familias de las víctimas, que acabaron demandando a la policía federal por negligencia.

“Este es un acuerdo histórico y la culminación de los largos y difíciles esfuerzos de las familias de Parkland para llegar a la verdad y a la rendición de cuentas”, afirmó el martes en un comunicado el bufete de abogados Podhurst Orseck, que representa a las familias.

“Si bien ningún resultado puede restaurar lo que las familias de Parkland perdieron, este acuerdo es un paso importante hacia la justicia”, aseguró la abogada principal de la firma, Kristina Infante, en el comunicado.

Cruz, de 19 años en el momento del tiroteo, había podido comprar legalmente un rifle de asalto a pesar de su historial psiquiátrico. El propietario de un canal de YouTube había denunciado cinco meses antes de la matanza un comentario dejado bajo uno de sus vídeos en el que un usuario llamado “nikolas cruz” había dicho que se iba a convertir en un “tirador escolar profesional”.

Los agentes del FBI entrevistaron al propietario del canal, aunque no establecieron ningún vínculo con Cruz. Luego, en enero del 2018, seis semanas antes del tiroteo, una mujer llamó a la línea de denuncias del FBI y detalló cómo Cruz estaba mostrando las armas y municiones que estaba acumulando en Instagram. “Sé que va a explotar”, advirtió, diciendo que temía que “se colara en un colegio y empezara a disparar”.

Cruz, que tiene ahora 23 años, se declaró culpable el mes pasado de 17 cargos de asesinato y manifestó que estaba “arrepentido”. Ahora debe presentarse ante un jurado para ser sentenciado. Los fiscales han dicho que pedirán la pena de muerte.