AP y AFP. 24 julio
Estos aldeanos tuvieron que subir al techo de una vivienda para sobrevivir a la inundación causada por la ruptura de una presa en el sureste de Laos.
Estos aldeanos tuvieron que subir al techo de una vivienda para sobrevivir a la inundación causada por la ruptura de una presa en el sureste de Laos.

Bangkok. El colapso de una represa hidroeléctrica en el sureste de Laos dejó una cantidad no determinada de muertos y cientos de desaparecidos, informó la prensa estatal el martes. Se iniciaron las tareas de rescate al tiempo que altos funcionarios acudían al lugar y se multiplicaban los pedidos de ayuda al público.

La presa hidroeléctrica de Xepian-Xe Nam Noy, en la provincia de Attapeu, cerca de la frontera con Vietnam, se vino abajo el lunes por la noche liberando 5.000 millones de metros cúbicos de agua, el equivalente a más de dos millones de piscinas olímpicas. Dejó a más de 6.600 personas sin hogar, reportó la agencia oficial de noticias KPL.

La represa se construyó por medio de un emprendimiento conjunto liderado por empresas surcoreanas, con socios tailandeses y laosianos. El proyecto, que estaba previsto que comenzase a funcionar este año, seguía en construcción, según la información de KPL, que describió la zona del accidente como una presa auxiliar, utilizada para retener más agua además de la de la represa principal.

"El proyecto hidroeléctrico Xe-Pian Xe-Namnoy se derrumbó", confirmó la empresa Xe Pian-Xe Namnoy Power Company (PNPC), encargada de la construcción de la represa. "El accidente fue causado por las continuas lluvias que hicieron que se acumularan grandes cantidades de agua", agregó.

Decenas de viviendas en la zona inundada quedaron totalmente sumergidas, mostraron imágenes aéreas filmadas por equipos de rescate.

Otras imágenes difundidas por KPL mostraron a decenas de personas, entre ellos niños, amontonados en barcazas.

Un total de 53 trabajadores surcoreanos que se encontraban en el lugar pudieron ser evacuados, informó Seúl.

Casi 24 horas después del derrumbe de la represa, las autoridades continuaban evaluando la magnitud de la catástrofe.

“Todavía no tenemos informaciones oficiales sobre las pérdidas o sobre el número de víctimas”, declaró un responsable de la provincia de Attapeu que pidió el anonimato.

El primer ministro de Laos, Thongloun Sisoulith, "suspendió la reunión mensual de su gobierno para agosto y viajó con los miembros de su gobierno y otros altos cargos a (distrito) Sanamxay para monitorear las operaciones de rescate y socorro que están realizando para las víctimas de las inundaciones”, dijo KPL. Las lluvias estacionales causaron recientemente inundaciones en muchas zonas del país.

Las autoridades provinciales pidieron ayuda de emergencia -ropa, alimentos, agua potable, medicamentos y otros artículos además de dinero en efectivo- al “partido, las organizaciones gubernamentales, el sector empresario, funcionarios, la Policía, las fuerzas armadas y gente de todos los estratos”.

Cientos de desaparecidos en Laos tras ceder una represa

Laos, uno de los países más pobres de Asia, ha efectuado la transición del comunismo a una economía de mercado, pero mantiene el Estado unipartidista con escasas libertades. Prácticamente no existe la libertad de prensa, y los periodistas extranjeros trabajan bajo fuertes restricciones, lo que limita el flujo de la información.

La electricidad generada en varias represas hidroeléctricas supone la mayor parte de los ingresos por exportaciones de Laos. Tailandia es su principal comprador.

El proyecto de Xepian-Xe Nam Noy tenía un costo estimado de $1.020 millones, según KPL. Con una potencia instalada de 410 megavatios, tenía que comenzar a suministrar electricidad en el 2019, según la web de PNPC, y el 90% de la energía producida tenía que exportarse a Tailandia.

Hay otro proyecto gigantesco actualmente en curso en Laos.

Gran parte de la provincia de Attapeu, Laos, estaba inundada -este martes 24 de julio del 2018- como consecuencia de la ruptura de una presa.
Gran parte de la provincia de Attapeu, Laos, estaba inundada -este martes 24 de julio del 2018- como consecuencia de la ruptura de una presa.

Unas 10.000 personas viven en la zona afectada por la represa, principalmente de minorías étnicas.