Desastres Naturales

Incendio Dixie acaba con un poblado en California

Las llamas calcinan los bosques del norte de California desde mediados de julio, un efecto más de la crisis climática que ha provocado un calor sofocante y una alarmante sequía

California. Un enorme incendio arrasó un pequeño pueblo del norte de California, horas después de que las autoridades exhortaron a los residentes a evacuar inmediatamente sus hogares.

El centro de Greenville, una comunidad en el norte del estado, fue asolado por las llamas luego de que los fuertes vientos empujaran el incendio Dixie en esa dirección.

"Diría que la mayoría del centro de Greenville está completamente destruido", tuiteó el fotógrafo Stuart Palley, mostrando imágenes de la devastación.

“Mi corazón está roto por este precioso pueblo”, agregó.

El incendio Dixie calcina los bosques del norte de California desde mediados de julio, un efecto más de la crisis climática que ha provocado un calor sofocante y una alarmante sequía.

Las autoridades emitieron previamente alertas a los residentes de Greenville y la cercana Chester, donde los vientos de hasta 56 km/h avivaron las llamas de Dixie.

Las llamas han crecido tanto que están creando un microclima.

“Hemos hecho todo lo que podíamos”, contó a los periodistas el vocero de los bomberos de California, Mitch Matlow. “A veces no es suficiente”, añadió.

Imágenes mostraban cómo el calor del incendio dobló postes eléctricos, y solo algunas estructuras quedaban aún de pie.

Una estación de gasolina, un hotel y un bar fueron arrasados, además de otros edificios con más de un siglo de construcción.

Las llamas alcanzaron el pueblo de unos 800 habitantes cerca de las 4:00 p.m. del miércoles, según Jake Cagle, del servicio forestal.

“El comportamiento del incendio es intenso. No es a lo que estamos acostumbrados”, expresó.

Cagle manifestó que los bomberos enfrentaron resistencia de algunos habitantes que se negaban a evacuar la zona, lo cual les obligó a dedicar tiempo y recursos a rescatar a personas que estaban en el camino del fuego.

“Personas que no quieren evacuar han apuntado con armas a los bomberos”, aseveró este jueves.

"Fue un día muy duro", añadió.

Unas cinco mil personas están luchando para calmar el fuego, que se ha convertido en el sexto mayor de la historia del estado, según el departamento de bomberos de California.

Sin embargo, la baja humedad y las condiciones locales favorecieron la propagación del fuego que avanza de forma “explosiva” en varios lugares, de acuerdo con personas en el frente del combate.

La oficina del alguacil del condado de Plumas continúa emitiendo órdenes de evacuación este jueves, advirtiéndole a los residentes del pueblo de Taylorsville que deben irse.

El condado de Lassen también instruyó a los habitantes de Westwood a abandonar la zona.

Para mediados de julio, el área incendiada en California era más de 250% respecto al 2020, que a su vez fue el peor año en la historia moderna del estado.

El incendio Dixie ha revivido los recuerdos de Paradise, el fuego más mortal de California en su historia reciente.

Entonces líneas eléctricas defectuosas desataron las llamas que barrieron el norte del pueblo Paradise en el 2018 matando a 86 personas.

Pacific Gas and Electric, la mayor compañía eléctrica de California, fue considerada responsable.