Desastres Naturales

Entre demoras y contradicciones: las huellas sin remedio a un mes del derrame de petróleo en Perú

Crudo se sigue hundiendo el fondo marino y especialistas advierten que los trabajos de Repsol son superficiales; familias siguen esperando una indemnización.

Lima. Tenía las cajas de fresas, mangos y lúcumas compradas. La leche, las bolsas, el azúcar. Había mucho sol, las playas por fin estaban abiertas y la temporada de verano prometía. Josefina Arias estaba lista para preparar los helados con los que todos los años ha podido sacar adelante a su familia. Hasta que el petróleo de Repsol embarró la playa Bahía Blanca de Ventanilla.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.