Desastres Naturales

Huracán Fiona avanza hacia las Bermudas en categoría 4

De momento, el huracán ya dejó cinco muertos: uno en el territorio francés de ultramar de Guadalupe, dos en Puerto Rico y otros dos en República Dominicana

San Juan. Fiona se convirtió el miércoles en huracán de categoría cuatro después de azotar las islas caribeñas Turcas y Caicos y de causar varias muertes, inundaciones y graves daños materiales a su paso por Puerto Rico y República Dominicana.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), el huracán avanza con vientos de 210 kilómetros por horas (km/h) hacia las Bermudas, a donde deberá llegar el jueves. El NHC indicó que Fiona se encontraba a primera hora del miércoles a 170 km al norte de Turcas y Caicos y que se fortaleció a categoría cuatro, la segunda más alta en la escala Saffir-Simpson.

“Las marejadas de Fiona deben alcanzar Bermuda la mañana del jueves. Las marejadas podrían causar condiciones de oleaje y corriente que ponen en peligro la vida”, según el último aviso del NHC.

“El huracán Fiona ha demostrado ser una tormenta impredecible”, dijo Anya Williams, vicegobernadora de Turcas y Caicos. El ciclón no causó muertos en ese territorio británico de ultramar.

Hasta el momento, el huracán dejó cinco muertos: uno en el territorio francés de ultramar de Guadalupe, dos en Puerto Rico y otros dos en República Dominicana. El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, declaró tres provincias como zonas de desastre: La Altagracia —hogar del popular balneario de Punta Cana—, El Seibo y Hato Mayor.

Fiona afectó viviendas y dejó serios daños en la infraestructura de servicios básicos de este país de 10,5 millones de habitantes. Las autoridades reportaron este martes que más de 10.000 personas fueron movilizadas a “áreas seguras” y que unas 400.000 están sin electricidad, así como 1,2 millones sin agua.

Las imágenes de los medios locales mostraron a los residentes de la ciudad de Higüey, en la costa este, con el agua hasta la cintura, tratando de salvar sus pertenencias personales. “Pasó a mucha velocidad”, contó a la AFP Vicente López, en la playa de Bibijagua, en Punta Cana, quién lamentó los negocios destrozados en la zona.

El NHC alertó que fuertes lluvias e inundaciones repentinas con riesgo de muerte continuarán este martes en partes de República Dominicana, un día después de que Fiona alcanzara el país.

En Puerto Rico, donde el huracán tocó tierra el domingo, el gobernador Pedro Pierluisi calificó este martes de “devastadores” los estragos causados por el temporal. “Esto es duro, hay muchos daños y aún estamos evaluando el alcance de los mismos”, informó en rueda de prensa.

Fiona provocó deslizamientos de tierra, bloqueó carreteras y derribó árboles, líneas eléctricas y puentes a su paso por la isla de tres millones de habitantes, un territorio libre asociado a Estados Unidos.

El martes por la tarde, apenas 300.000 usuarios tenían luz en sus hogares (un 20% del total) después del apagón general provocado por la tormenta el domingo, informaron las autoridades. Y unas 760.000 personas carecían de agua potable en sus viviendas como consecuencia de cortes de energía y desbordamiento de ríos.

Jorge Cintrón, un habitante de La Parguera, en la costa suroeste de Puerto Rico, sufrió daños materiales en su casa y en su negocio, un salón de belleza. “La experiencia fue horrible. Fue bien impresionante sentir los vientos y ver cómo se levantaban las cosas”, expresó por teléfono a la AFP.

“Me destruyó el patio que acababa de remodelar. Ahí sí que lloré, porque después de los sacrificios que uno hace para tener sus cosas, no es fácil perderlas. Pero me voy a levantar. Yo si tengo vida y mi mamá está bien, lo demás viene por añadidura”, manifestó este hombre de 57 años.

Después de años de problemas financieros y recesión, en el 2017 Puerto Rico declaró la quiebra, la mayor jamás realizada por una administración local de Estados Unidos. Más tarde ese año, el doble golpe de dos huracanes, Irma y María, profundizó la miseria, devastando la red eléctrica en la isla, que sufre de graves problemas de infraestructura durante años.

La red se privatizó en junio del 2021 en un esfuerzo por resolver el tema de los apagones, pero el problema persiste y toda la isla se quedó sin electricidad a principios de este año.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.