Desastres Naturales

Potente huracán Ida azota Luisiana y deja sin electricidad a la ciudad de Nueva Orleans

El ‘extremadamente peligroso’ fenómeno tocó tierra cerca del mediodía en categoría 4 y durante la tarde se degradó a 3. El ciclón avanza hacia el interior de Estados Unidos y deja a su paso torrenciales lluvias y fuertes vientos

Luisiana. La ciudad de Nueva Orleans se quedó sin electricidad la noche de este domingo cuando el huracán Ida azotó el sureste del estado de Luisiana, 16 años después de que Katrina devastara esa región de Estados Unidos.

Las autoridades locales, citadas por medios estadounidenses, señalaron que la empresa de servicios públicos Entergy sufrió daños “catastróficos” en una línea de transmisión.

Alrededor de 700.000 hogares se encuentran sin electricidad desde la tarde de este domingo, indicó el sitio poweroutage.us.

Ida alcanzó la costa de Luisiana como una tormenta de categoría 4, y fue rebajada a la categoría 3 en la tarde; la misma fuerza que tenía Katrina cuando tocó tierra en el 2005.

El ciclón provocó este domingo lluvias torrenciales y fuertes ráfagas de viento.

“Ida es un peligroso huracán de categoría 3 en la escala de vientos de Saffir-Simpson. Se espera que se debilite rápidamente mañana o en los días siguientes. Sin embargo, se prevé que Ida se mantenga como un huracán hasta tarde en la noche”, escribió el Centro Nacional de Huracanes (NHC) en un aviso.

EL NHC también señaló que la tormenta creará una “situación de peligro de muerte” y urgió a “tomar todas las medidas necesarias para proteger su vida y propiedades”.

A las 7 p.m. Ida azotaba con vientos sostenidos de 195 kilómetros por hora, ligeramente más lentos que cuando tocó tierra en Port Fouchon, Luisiana, a unos 160 kilómetros al sur de Nueva Orleans.

El presidente Joe Biden consideró a Ida “una tormenta que amenaza las vidas” y que “sigue devastando todo aquello con lo que hace contacto”.

Biden urgió a quienes se encuentren en el camino del huracán a buscar refugio inmediatamente y seguir las recomendaciones oficiales.

Lluvias y vientos fuertes se sentían desde la mañana en las desiertas calles de Nueva Orleans, en una ciudad llena de ventanas tapiadas y casas rodeadas de bolsas de arena a la espera de este huracán que ha sido catalogado como “extremadamente peligroso”.

El gobernador John Bel Edwards manifestó que Ida podría ser la mayor tormenta en golpear Luisiana desde la década de 1850.

“No cabe duda de que los próximos días y semanas serán extremadamente difíciles”, comentó este domingo, añadiendo que algunas personas deberán permanecer refugiadas hasta por 72 horas.

La localidad de Grand Isle, en una isla barrera ubicada al sur de Nueva Orleans, ya estaba inundada por el aumento del nivel de las aguas, reportó CNN.

‘Importante prueba’

En un vecindario del este de Nueva Orleans, a primera hora del domingo algunos residentes realizaron ajustes de último minuto para prepararse.

“No estoy seguro de estar preparado”, afirmó Charles Fields, quien en ese momento aún llevaba al interior de su casa sus muebles de jardín, “pero tendremos que enfrentarlo”.

El huracán Katrina inundó la casa de este hombre de 60 años en unos 3,3 metros en el 2005. “Veamos cómo aguanta” esta vez, manifestó.

En St. Bernard Parish un barco se soltó de sus amarras y fue arrastrado por el río Misisipi, según el canal de televisión local WWL.

El gobernador Edwards advirtió el domingo que Ida será “una importante prueba” para el sistema de prevención de inundaciones del estado que fue expandido tras el devastador paso de Katrina.

Asimismo, explicó a CNN que se estima que cientos de miles de residentes evacuaron sus casas.

La tormenta “trae varias dificultades retadoras para nosotros, con los hospitales tan llenos de pacientes de covid”, relató también.

El estado sureño, con una baja tasa de vacunación, ha estado entre los más golpeados por el coronavirus. Con 2.700 hospitalizaciones al sábado, los niveles están cerca de los más altos de la pandemia.

Este domingo se cumple el decimosexto aniversario de Katrina, el devastador huracán que inundó el 80% de Nueva Orleans, dejando $1.800 muertos y miles de millones en daños.

Lluvias de entre 25 y 46 cm son esperadas en el sur de Luisiana hasta el lunes, e incluso de un poco más en algunas zonas.

Ida y delta

La Casa Blanca indicó este domingo que agencias federales han desplegado más de 2.000 trabajadores de emergencia en la región —incluidos 13 equipos urbanos de búsqueda y rescate— junto a suministros de comida y agua, así como generadores eléctricos.

Autoridades locales, la Cruz Roja y otras organizaciones han preparado decenas de refugios para al menos 16.000 personas, añadió la Casa Blanca.

Los planes para hacer frente al huracán y para activar los refugios se han visto complicados por la covid-19.

Biden, quien declaró el estado de emergencia en Luisiana, urgió el sábado a que cualquier persona que esté en los refugios porte mascarilla y mantenga la distancia de seguridad.

Los científicos han advertido sobre un aumento en la cantidad de ciclones fuertes a medida que la superficie del océano se calienta debido al cambio climático, lo que representa una amenaza cada vez mayor para las comunidades costeras del mundo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.