Desastres Naturales

Inundaciones en Afganistán dejan 113 muertos y 110 desaparecidos

La falta de equipos y de infraestructuras dificulta las tareas de rescate y el transporte de ayuda en las zonas aisladas de este país empobrecido por 40 años de guerra

Nuristán. Al menos 113 personas fallecieron por inundaciones repentinas la noche del miércoles en la provincia de Nuristán, en el noreste de Afganistán, y otras 110 siguen desaparecidas, según un nuevo balance comunicado este sábado a la AFP.

El resultado del desastre provocado por lluvias torrenciales en el distrito de Kamdesh, 200 kilómetros al noreste de Kabul, “alcanza ahora los 113 muertos”, declaró aTamim Azimi, vocero del ministerio afgano de gestión de catástrofes.

Además "110 siguen desaparecidas, 173 casas quedaron totalmente destruidas, así como diez comercios y seis puentes", añadió.

El balance anterior publicado el viernes era de 60 muertos y 180 desaparecidos.

El distrito de Kamdesh, fronterizo con Pakistán, es una zona montañosa y de difícil acceso.

"La zona está bajo control talibán (...) pero hemos podido enviar equipos de socorro junto a los de la Media Luna Roja afgana", indicó Azimi, precisando que seguía en marcha la búsqueda de desaparecidos.

Saeed Momand, portavoz del gobernador de la provincia, confirmó a la AFP el balance de 113 muertos, pero apuntó que el número exacto de desaparecidos todavía se desconoce.

Este tipo de catástrofe es frecuente en el país, sobre todo en las zonas rurales pobres porque las casas están mal construidas y se hallan en áreas de riesgo. Suelen causar decenas de víctimas cada año.

Una inundación repentina causó más de cien muertos en agosto del 2020 en la ciudad de Charikar, capital provincial de Parwan, a unos 60 kilómetros de Kabul.

La falta de equipos y de infraestructuras dificulta las tareas de rescate y el transporte de ayuda en las zonas aisladas de este país empobrecido por 40 años de guerra.

El incidente se produce cuando el gobierno lucha contra una ofensiva general de los talibanes, que se han apoderado de territorios extensos en pocos meses.

Afganistán también se enfrenta a una tercera ola de covid–19.