5 febrero, 2016
 Imagen de los restos óseos de una vaca en un cultivo situado a 350 km de Harare, Zimbabue
Imagen de los restos óseos de una vaca en un cultivo situado a 350 km de Harare, Zimbabue

Harare

Zimbabue, víctima de la sequía en África Austral, tiene dificultades para alimentar a su población y este viernes se declaró en estado de catástrofe natural, una situación que probablemente empeorará debido al fenómeno climático El Niño.

El país cuenta con "2,44 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, es decir el 26% de la población", anunció el ministro de Gobiernos Locales y Obras Públicas, Saviour Kasukuwere.

infografiaUn agricultor muestra los gusanos que se ven forzados a comer a causa de la falta de comida por la fuerte sequía (Fotografía: EFE)
Una cifra muy superior a los 1,5 millones de afectados al comienzo de la sequía. 2015 fue el año más seco en un siglo.

Los depósitos de agua se quedaron medio vacíos, más de 16.000 vacas murieron por la sequía y el 75% de las cosechas se perdió, según el ministro.

En las zonas rurales, los habitantes se ven obligados a consumir frutas silvestres o a reducir sus comidas.

"La actual inseguridad alimentaria se debe principalmente a las malas cosechas del año pasado. En Zimbabue la cosecha de 2015 ya fue un 50% inferior a la del año anterior", explicó a la AFP David Orr, responsable de la comunicación del Programa Mundial de Alimentos (PAM), una agencia de la ONU, en África Austral.

"Habrá probablemente cosechas escasas (en 2016) en varios países y sobre todo en el sur de Zimbabue. El impacto de El Niño en África Austral redujo considerablemente las precipitaciones en el sur de la región", añadió.

El fenómeno El Niño, una corriente cálida ecuatorial del Pacífico, reaparece cada cinco o siete años, causando sequías en algunas zonas e inundaciones en otras.

"Los meses de octubre, noviembre y diciembre fueron los más secos en 35 años en África Austral. Coincidió con la temporada de sembrado", afirma David Orr.

"La mayor parte del maíz se marchitó cuando todavía no llegaba a la altura de la rodilla. No esperamos nada de nuestros campos, el gobierno debe actuar urgentemente para suministrarnos comida", confirma Enos Janhi, un granjero del distrito de Masvingo, una de las zonas más afectadas.

"Vamos a afrontar penurias masivas y debemos importar 1,3 millones de toneladas de maíz", alimento básico de la población, predice Deon Theron, el expresidente de la Unión de los granjeros comerciales de Zimbabue. Sudáfrica es el principal abastecedor de cereales de la región.

El PAM estima que el precio de los alimentos aumentó en toda la región. Concretamente el de maíz se ha disparado un 73% con respecto al habitual.

La sequía se ceba con la agricultura zimbabuense, ya de por sí muy afectada desde los años 2000 por la reforma agraria del presidente Mugabe.

infografia
Millones de hectáreas fueron redistribuidas entre unos 300.000 negros, muchos de ellos sin experiencia en el sector ni los medios necesarios para hacerlas fructificar.

"El gobierno tendría que haber reaccionado más rápido e importado maíz", asegura Deon Theron.

Mugabe estima que las sanciones impuestas por los países occidentales debido a las violaciones de los derechos humanos en Zimbabue han contribuido a la caída de la producción agrícola.

Su país no es el único afectado por esta catástrofe natural: la ONU estima que 14 millones de personas podrían carecer de comida en 2016 en la región.

La temporada de lluvias termina tradicionalmente en el mes de abril y da paso a un periodo seco, lo que presagia un agravamiento de la situación en los próximos meses.