Por: AFP.  Hace 4 días
Policías militares rusos patrullaban en medio de edificios dañados en la ciudad de Duma, Siria, este lunes 16 de abril del 2018.
Policías militares rusos patrullaban en medio de edificios dañados en la ciudad de Duma, Siria, este lunes 16 de abril del 2018.

La Haya. Los investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), en Siria desde el sábado, no han podido llegar a la ciudad de Duma por “problemas de seguridad” y se espera que lo hagan el miércoles para investigar el presunto ataque con armas químicas, informó el lunes la Embajada de Rusia.

“El miércoles esperamos la llegada de los expertos de la OPAQ”, declaró un alto responsable ruso en una conferencia de prensa en la embajada de Rusia en La Haya, al explicar que las rutas que conducen a Duma tenían que ser desminadas.

Antes, durante la jornada, el director de la OPAQ, Ahmet Uzumcu, declaró en una reunión de urgencia de los Estados miembros del Consejo Ejecutivo que “el equipo no ha sido desplegado todavía en Duma”, porque según explicó, Siria y Rusia habían alegado “problemas de seguridad”.

Por otro lado, Estados Unidos dijo que sospecha que Rusia pudo haber visitado el lugar de un presunto ataque químico en Duma y habría “falsificado” las pruebas, declaró el lunes el embajador estadounidense ante la OPAQ.

“Los rusos podrían haber visitado el sitio del ataque. Tememos que lo hayan manipulado para obstaculizar los esfuerzos de la misión de investigación de la OPAQ para llevar una investigación eficaz”, declaró el diplomático Ken Ward durante una reunión d ese organismo.

El presunto ataque químico del 7 de abril en Duma -entonces último bastión rebelde- sigue movilizando a las grandes potencias luego que el sábado Estados Unidos realizó un bombardeo coordinado con Francia y Reino Unido contra objetivos sospechosos de almacenar armas químicas en Siria.

En presencia de los embajadores francés, británico y ruso, Uzumcu declaró en La Haya, sede de la OPAQ, que los “sirios y rusos alegaron problemas de seguridad”, según el enviado británico en Holanda, Peter Wilson.

Syrian authorities distribute bread, vegetables and pasta to Douma residents in the town of Douma, the site of a suspected chemical weapons attack, near Damascus, Syria, Monday, April 16, 2018. Two days after Syrian troops declared Douma liberated from opposition fighters, a tour in the city showed the widespread destruction it has suffered since falling under rebel control six years ago. (AP Photo/Hassan Ammar)
Syrian authorities distribute bread, vegetables and pasta to Douma residents in the town of Douma, the site of a suspected chemical weapons attack, near Damascus, Syria, Monday, April 16, 2018. Two days after Syrian troops declared Douma liberated from opposition fighters, a tour in the city showed the widespread destruction it has suffered since falling under rebel control six years ago. (AP Photo/Hassan Ammar)

Uzumcu “ha declarado también que el régimen sirio había ofrecido 22 testigos a los investigadores de la OPAQ en Damasco”, agregó Wilson durante una conferencia de prensa tras la reunión de la OPAQ, dos días después de los ataques sobre emplazamientos militares del régimen de Bashar al Asad.

Moscú, gran aliado del régimen sirio, se comprometió a “no interferir” en el trabajo de la misión, oficialmente invitada por las autoridades de Damasco, que niegan toda responsabilidad en supuesto bombardeo químico.

Tras los ataques occidentales, se ha retomado la vía diplomática sobre el tema sirio, país devastado desde el 2011 por una guerra que ha causado más de 350.000 muertos.

Investigación en curso

La delegación de la OPAQ envió a un equipo de expertos al lugar el sábado. En Damasco han mantenido reuniones con responsables del régimen, pero no se les ha dado todavía acceso a Duma.

El Kremlin calificó el lunes de “sin fundamento” las acusaciones de que Rusia habría obstaculizado la llegada. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, recalcó que Rusia quiso desde el principio “una investigación imparcial”.

El Reino Unido instó a la OPAQ a “pedir cuentas a los autores del ataque”, de lo contrario el mundo correría el riesgo “de otros usos bárbaros de armas químicas, en Siria y otros lugares”.

“El régimen sirio tiene la odiosa reputación de emplear armas químicas contra su propia gente”, declaró el embajador Peter Wilson, apelando a los Estados miembros de la Organización a asumir sus “responsabilidades”.

En la capital siria, feudo del régimen, miles de personas inundaron este lunes la plaza de los Omeyas, cerrada al tráfico para la ocasión, enarbolando banderas sirias y retratos del presidente al-Asad para denunciar los ataques occidentales.

Una calle de la ciudad siria de Duma repleta de escombros, consecuencia de los combates que tuvieron lugar recientemente.
Una calle de la ciudad siria de Duma repleta de escombros, consecuencia de los combates que tuvieron lugar recientemente.

El trabajo se espera complicado para los investigadores, quienes llegan más de una semana después de los hechos en un área que desde entonces ha estado bajo el control del Ejército sirio y de la Policía Militar rusa, donde están en marcha las operaciones de desminado.

A partir de ahora la prioridad es el desmantelamiento total del programa químico sirio, según el embajador francés en La Haya.

“Los hechos están ahí y son obstinados. Resisten las mentiras más groseras y las negativas más absurdas”, manifestó Philippe Lalliot, quien añadió que no había más dudas: “Siria conservó un programa químico clandestino desde el 2013”.

Ese año, tras un ataque con gas sarín en Guta, que ya había provocado varios cientos de muertos, el régimen sirio había terminado uniéndose a la OPAQ por la presión internacional, y se comprometió formalmente a declarar todas sus existencias y no usar nunca armas químicas.