Conflictos

Corea del Norte prueba nuevo misil balístico lanzado por submarino

El misil recorrió unos 590 kilómetros a una altitud máxima de unos 60 kilómetros

Pionyang. Corea del Norte probó con éxito un “nuevo tipo” de misil balístico lanzado por submarino, informaron los medios estatales este miércoles, en momentos en que el país busca armas cada vez más avanzadas. El misil está dotado de “muchas tecnologías avanzadas de control y guía”, según la agencia de prensa oficial norcoreana KCNA, y fue lanzado desde la misma embarcación usada por el país en su primer ensayo de misil balístico estratégico mar-tierra (SLBM) hace cinco años.

La agencia no citó al gobernante Kim Jong Un, una señal de que no estaba presente para la prueba. Imágenes publicadas por el diario Rodong Sinmun mostraron al misil blanco y negro emergiendo del agua con un submarino en la superficie. Analistas indicaron que las imágenes parecían ser de uno de los misiles que Pionyang mostró la semana pasada en una exhibición de defensa.

La capacidad de lanzar un misil desde un submarino llevaría el arsenal de Corea del Norte a un nuevo nivel, permitiéndole enviar ojivas mucho más allá de la península coreana. Sin embargo, el uso del mismo submarino “8.24 Yongung” que fue probado hace cinco años indica que ha avanzado poco en sus capacidades de lanzamiento.

Según un análisis del 2018 de la Iniciativa de Amenaza Nuclear, la nave experimental “parece capaz de disparar un solo misil balístico” y debe emerger cada cierto número de días, limitando su utilidad operativa.

Asimismo, el Pentágono y analistas dicen que la última prueba de misil lanzado desde submarino, del 2019, pudo haber sido disparado desde una plataforma sumergida. La prueba del martes, realizada cerca de Sinpo, sede de un gran astillero, se hizo en momentos en que las dos Coreas se embarcan en una posible carrera armamentista, mientras el diálogo entre Washington y Pionyang sigue paralizado.

Washington, Seúl y Tokio condenaron el lanzamiento del misil, que recorrió unos 590 km a una altura máxima de 60 km, afirmó una fuente surcoreana a AFP. La Casa Blanca enfatizó que la acción era una amenaza que pone de relieve la “urgente” necesidad de diálogo con Pionyang.

La vocera estadounidense Jen Psaki dijo a periodistas que “permanece en pie” la oferta de Washington de reunirse “en cualquier lugar, cualquier momento, sin condiciones” con Pionyang. En un reflejo de la preocupación internacional tras la prueba, diplomáticos anunciaron que el Consejo de Seguridad de la ONU tendrá el miércoles una reunión de urgencia a puertas cerradas sobre Corea del Norte.

Exhibición de armas

Resoluciones del Consejo de Seguridad prohíben al Norte desarrollar armas nucleares y balísticas, y enfrenta numerosas sanciones internacionales. Pionyang ha dicho que necesita de su arsenal para defenderse de una posible invasión estadounidense.

En las últimas semanas, Corea del Norte probó un misil crucero de largo alcance, un arma lanzada desde un tren, y lo que calificó como una ojiva hipersónica, desatando la consternación internacional. A su vez, Corea del Sur probó en setiembre su primer SLBM, que lo situó entre un grupo élite de países con esa tecnología, y presentó también un misil crucero supersónico.

Pionyang realizó semanas atrás una rara exhibición armamentista que incluyó el gigantesco misil balístico intercontinental, revelado el año pasado. Al abrir la muestra, el gobernante Kim Jong Un culpó a Washington por las tensiones entre los dos países y negó que sus intenciones fueran hostiles.

Kim sostuvo tres encuentros con el expresidente estadounidense Donald Trump, quien se jactó de impedir una guerra pero no alcanzó un acuerdo para terminar con el programa nuclear norcoreano. Las conversaciones se estancaron tras el colapso de una cumbre entre Kim y Trump en Hanói en el 2019.