Conflictos

La imagen de la mujer desaparece en las calles de Kabul

Durante su gobierno, los talibanes prohibieron a las niñas asistir a la escuela, impidieron a las mujeres trabajar o salir solas sin un acompañante, y castigaron con la lapidación o latigazos a las acusadas de adulterio

Kabul. La capital afgana ha cambiado de rostro. Cuatro días después de la toma de poder por los talibanes, los carteles y fotos de mujeres que adornaban las vitrinas de Kabul son borradas o vandalizadas.

El movimiento islamista radical, tras una expeditiva campaña militar, controla totalmente el país y ha tomado desde el domingo la capital de Afganistán.

Este cambio de régimen generó una ola de pánico en el país, donde se recuerda el precedente régimen talibán, entre 1996 y el 2001, marcado por violaciones de los derechos humanos.

En las dos décadas de presencia desde el 2001 de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, los antes prohibidos salones de belleza han proliferado en todo Kabul.

Se crearon entonces servicios de manicura o maquillaje para mujeres que habían crecido obligadas a cubrir casi cada centímetro cuadrado de su cuerpo, bajo el régimen talibán.

Sin embargo, cuando el domingo los talibanes entraron en Kabul, al menos uno de esos salones empezó a borrar las imágenes de sonrientes mujeres vestidas con trajes de novia, que aparecían como publicidad en sus escaparates.

Otro salón de belleza que tuvo que cerrar, estaba cubierto el martes con pintura negra. Un talibán patrullaba frente al salón, con su fusil al hombro.

Durante su gobierno (1996-2001), los talibanes prohibieron a las niñas asistir a la escuela, impidieron a las mujeres trabajar o salir solas sin un acompañante, y castigaron con la lapidación o latigazos a las acusadas de adulterio.

La rigurosa interpretación de la sharia (ley islámica) los condujo a establecer una policía religiosa para suprimir los “vicios”.

Ahora, los talibanes, deseosos de dar una imagen de moderación y cambio, se han comprometido a “dejar trabajar a las mujeres”, aunque “respetando los principios del islam”, sin más precisiones.

Uno de sus voceros, Suhail Shaheen, afirmó que la burqa ya no sería obligatoria, y que las mujeres podrían estudiar en la universidad o las niñas asistir a la escuela.

No obstante, numerosos afganos y representantes de la comunidad internacional no han escondido su escepticismo ante tales promesas.

Durante la progresión militar de los talibanes, varios medios informaron que mujeres solteras o viudas fueron obligadas a casarse con combatientes.

Estas informaciones fueron desmentidas por un vocero talibán que las calificó de “propaganda”

En todo el mundo se han organizado manifestaciones en apoyo a los civiles afganos, en especial a las mujeres y las niñas de este país.

Este miércoles, en una puesta en común, la Unión Europea y Estados Unidos se declararon “profundamente preocupados” por la situación de las mujeres en Afganistán, e instaron a los talibanes a evitar “cualquier forma de discriminación y abuso” y a preservar sus derechos.

En julio, la gerente de un salón de belleza de Kabul dijo que tendría que cerrar si los talibanes llegaban al poder.

“Si vuelven, nunca volveremos a tener la libertad que tenemos ahora” afirmó la mujer, de 27 años, que pidió guardar el anonimato.

“No quieren que trabajen las mujeres” aseguró.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.