AP y AFP. 25 marzo, 2019
El asentamiento israelí de Merom Golán, en la meseta anexada por Israel, tras su ocupación militar en 1967.
El asentamiento israelí de Merom Golán, en la meseta anexada por Israel, tras su ocupación militar en 1967.

Washington. El presidente Donald Trump firmó una proclamación que reconoce la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, arrebatados a Siria en 1967, revirtiendo más de 50 años de política estadounidense respecto a Oriente Medio.

Al lado del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu en la Casa Blanca, Trump formalizó una decisión que anunció sorpresivamente la semana pasada mediante un tuit. El mandatario dijo entonces que era hora que Estados Unidos diera el paso tras 52 años de control israelí de las estratégicas zonas montañosas en la frontera con Siria.

Netanyahu no escatimó elogios para Trump al verlo firmar la proclamación en la Oficina Oval, comparándolo con el presidente Harry Truman, quien reconoció a Israel, e incluso con Ciro el Grande, el rey persa que liberó a los judíos de Babilonia.

Durante meses, Netanyahu ha hecho presión para que se haga el reconocimiento y la medida de Trump le dará un empuje político semanas antes de lo que se espera sea una reñida elección israelí.

Israel conquistó los Altos del Golán en la Guerra los Siete Días de 1967 y los anexó en 1981, pero la mayoría de la comunidad internacional no reconoce su soberanía sobre el territorio.

Por ahora, Estados Unidos es el primer país en reconocer la soberanía israelí sobre el Golán, que el resto de la comunidad internacional considera territorio ocupado.

Trump dijo que su decisión afianzará la capacidad del estado judío de defenderse incluso si algún día se concreta un acuerdo de paz global entre árabes e israelíes.

Los Altos del Golán constituyen el gran diferendo entre Israel y Siria, que técnicamente continúan en guerra.
Los Altos del Golán constituyen el gran diferendo entre Israel y Siria, que técnicamente continúan en guerra.

“Debería haber sido hace décadas”, expresó Trump, al igual que hizo a fines del 2017 al reconocer a Jerusalén como la capital del Estado judío, rompiendo con la tradición diplomática estadounidense y el consenso internacional.

La decisión probablemente también impulse a Netanyahu justo antes de las elecciones parlamentarias en Israel, el 9 de abril, en los cuales el jefe de Gobierno aspira a otro mandato.

‘Día histórico’

Visiblemente satisfecho, Netanyahu dijo que era un “día histórico” y aseguró que su país no renunciaría “nunca” al Golán, agradeciendo calurosamente, y varias veces, al inquilino de la Casa Blanca, con un fuerte apretón de manos.

El gesto de Trump es visto como un gran regalo para “Bibi”, como se apoda Netanyahu, un hombre “duro, inteligente y fuerte”, según sus propias palabras.

La cercanía entre ambos, a menudo descrita como similar en su relación con el poder, los votantes y los medios de comunicación, fue simbólicamente visible el lunes en su vestimenta idéntica: la corbata roja brillante sobre una camisa blanca y traje oscuro.

“Israel nunca ha tenido un mejor amigo que usted”, le dijo a Trump Netanyahu, quien se presenta como el mejor posicionado para manejar las relaciones con Estados Unidos y su impetuoso presidente.

Violación a soberanía

Siria, en cambio, denunció la medida como una “flagrante agresión” a su soberanía e integridad territorial.

El Ministerio de Relaciones Exteriores indicó que la decisión demuestra “el mayor desdén hacia el derecho internacional” y que Washington “es el principal enemigo” de todos los árabes.

Una columna militar israelí avanzaba por los Altos del Golán mientras un tanque siria ardía. Fue el 9 de octubre de 1973 durante la Guerra del Yom Kippur.
Una columna militar israelí avanzaba por los Altos del Golán mientras un tanque siria ardía. Fue el 9 de octubre de 1973 durante la Guerra del Yom Kippur.

“En un ataque flagrante a la soberanía e integridad territorial de Siria, el presidente de Estados Unidos reconoció la anexión del Golán sirio”, declaró una fuente del ministerio de Relaciones Exteriores, citado por la agencia de noticias estatal SANA.

Donald “Trump no tiene el derecho ni la autoridad legal para legitimar la ocupación” israelí, añadió.

Líbano, por su parte, señaló que el Golán es territorio “sirio árabe” y que “ningún país puede tergiversar la historia” al trasladar un territorio de un país a otro.

Para las Naciones Unidas, la decisión de Trump no cambia en nada el estatus legal de los Altos del Golán, puntualizó el portavoz Stephane Dujarric.

“Para el secretario general (Antonio Guterres), está claro que el estatuto del Golán no ha cambiado. La política de la ONU con respecto al Golán proviene de las resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad y esta política, de nuevo, no ha cambiado”, reiteró.

Amnistía Internacional fustigó la medida como "irresponsable, descuidada y un ejemplo más de cómo la administración Trump está violando la ley y el consenso internacional avalando la anexión ilegal de Israel”.

Israel culpa a Hamás por ataque con cohete

Israel sostiene que desde un punto de vista realista, el Golán ya está plenamente integrado a la sociedad israelí, y que controlar la estratégica meseta es imperativo dadas las amenazas de Irán y de sus milicias aliadas en Siria.

“Hoy en día, las acciones agresivas de Irán y grupos terroristas, entre ellos el Hezbolá, en el sur de Siria, continúan convirtiendo a los Altos del Golán en una plataforma de lanzamiento de ataques contra Israel”, aseveró Trump en la proclamación.

El texto menciona “las singulares circunstancias” del Golán, en un aparente intento por evitar que otros países lo usen para justificar su propia conquista de territorios disputados, como cuando Rusia en el 2014 se anexó la región ucraniana de Crimea.