Conflictos

Mundo se dirige hacia una nueva era de rearme nuclear, estima informe

Según estimaciones del Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz de Estocolmo (Sipri), el riesgo de una escalada nuclear es ahora el más elevado del período post-Guerra fría

Tras 35 años de declive, el número de armas nucleares en el mundo volverá a aumentar en la próxima década, según un informe publicado el lunes, en un contexto de amenaza atómica rusa y de tensiones entre las grandes potencias.

A principios de 2022, las nueve naciones dotadas de “la bomba” (Rusia, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte) poseían 12.705 cabezas nucleares, unas 375 menos que a principios de 2021, según estimaciones del Instituto Internacional de Investigación sobre la Paz de Estocolmo (Sipri).

Desde su récord absoluto de 1986 (más de 70.000 cabezas), este total se ha dividido por más de cinco con el descenso regular de los enormes arsenales estadounidense y ruso, constituídos durante la Guerra fría.

Pero esta era de desarme llega sin duda a su fin y el riesgo de una escalada nuclear es ahora el más elevado del período post-Guerra fría, según el informe del centro sueco.

“Pronto llegaremos a un punto en el que, por primera vez desde el fin de la Guerra fría, el número de armas nucleares en el mundo podría empezar a aumentar, lo cual es un fenómeno realmente peligroso” declara a la AFP Matt Korda, uno de los coautores del informe.

Así, el arsenal mundial debería volver a progresar "en el curso de la próxima década".

La guerra en Ucrania ha provocado varias referencias explícitas del presidente ruso Vladimir Putin sobre el uso del arma atómica, y los países que la poseen, por ejemplo China y Reino Unido, llevan a cabo planes de modernización o de desarrollo de sus arsenales, según el instituto.

"Va a ser muy difícil realizar progresos en el desarme en los próximos años debido a esta guerra y a la forma en que Putin habla de sus armas nucleares" según Korda.

Para él, estas inquietantes declaraciones "impulsan a muchas otras potencias que poseen el arma nuclear a reexaminar sus estrategias atómicas".

Pese a la entrada en vigor del tratado sobre la prohibición de armas nucleares de principios de 2021, tras su ratificación por 50 países, y la prolongación por cinco años del tratado ruso-estadounidense Start, el contexto ya se había degradado estos últimos años, según el Sipri.

Todo ello debido a la preocupación en torno al programa nuclear iraní o el desarrollo por Rusia de misiles hipersónicos, difíciles de interceptar, entre muchos otros factores.

Actualmente Moscú y Washington controlan el 90% del arsenal nuclear mundial.

Según las últimas estimaciones del Sipri, Rusia sigue siendo a principios de 2022 la primera potencia atómica mundial con 5.977 cabezas (280 menos en un año) desplegadas, almacenadas o a la espera de ser desmanteladas

Estados Unidos tiene 5.428 cabezas (-120) pero con más armas desplegadas (1.750). Siguen China (350), Francia (290), Reino Unido (225), Pakistán (165), India (160) e Israel (90), única potencia de las nueve que no reconoce oficialmente poseer el arma nuclear.

Pese a diplomáticas declaraciones, "todos los Estados dotados del arma nuclear aumentan o modernizan sus arsenales y la mayoría de ellos endurecen su retórica nuclear y el rol de las armas atómicas en sus estrategias militares" según el Sipri.

"En China, está en curso un sustancial aumento del arsenal nuclear, con imágenes satélite mostrando la construcción de más de 300 nuevos silos de misiles" afirma el organismo

Según el Pentágono, China podría llegar a tener 700 cabezas antes de 2027, es decir duplicar las actuales.

En lo que respecta a Corea del Norte, el Sipri estima por primera vez que el régimen de Kim Jong-Un ha ensamblado unas 20 cabezas nucleares.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.