Conflictos

Corea del Norte asegura que probó ‘misiles tácticos guiados’ en último ensayo

Régimen norcoreano aprovecha la excusa de las sanciones estadounidenses para llevar a cabo pruebas planificadas para estrechar su diferencia armamentística con el Sur

Pionyang. Corea del Norte informó este martes del lanzamiento de dos misiles tácticos guiados, en su cuarto ensayo armamentístico desde inicio de año. Esta reactivación del programa armamentístico norcoreano llevó a Estados Unidos a imponer nuevas sanciones al aislado régimen comunista que, sin embargo, sigue rechazando las ofertas de negociación de Washington.

Piongyang respondió a las nuevas sanciones enfatizando su “derecho legítimo” a defenderse y en lo que va del 2022 probó misiles hipersónicos, misiles tácticos guiados y proyectiles lanzados desde una plataforma ferroviaria.

El ensayo más reciente, denunciado por Corea del Sur, implicó dos “misiles tácticos guiados” que “impactaron con precisión una isla objetivo en el mar del Este de Corea”, aseguró la agencia oficial KCNA este martes. El lanzamiento “confirmó la precisión, la seguridad y la eficiencia de la operatividad del sistema de misiles en producción”, añadió.

Anteriormente, el ejército surcoreano señaló el lanzamiento de dos supuestos “misiles balísticos de corte alcanza” desde cerca de Piongyang, que recorrieron 380 kilómetros (km) a una altitud de 42 km. Japón también detectó el disparo.

Este espiral de nuevos ensayos llega en un momento delicado en la región: China, el principal aliado de Piongyang, acogerá en poco más de dos semanas los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, mientras Corea del Sur se prepara para unas elecciones presidenciales en marzo.

El régimen norcoreano aprovecha la excusa de las sanciones estadounidenses para llevar a cabo pruebas planificadas para estrechar su diferencia armamentística con el Sur. “Piongyang está muy lejos en este punto en su rivalidad con Seúl”, dijo Cheong Seong-chang, del Centro de Estudios de Corea del Norte del Instituto Sejong.

“Aunque tenga el arma nuclear, no está en posición de usarla salvo que sea atacada en primer lugar y solo puede usar armas convencionales para un posible conflicto militar en la zona fronteriza”, indicó. “Por ahora, las conversaciones con Estados Unidos están fuera de la mesa puesto que Piongyang no las aceptará hasta que Seúl y Washington suspendan sus maniobras militares conjuntas, algo que la Casa Blanca descartó”, añadió.

El lunes, el país norteamericano pidió a Corea del Norte terminara con “sus actividades desestabilizadoras e ilegales” y urgió al líder Kim Jong Un a regresar a un diálogo “sin condiciones previas”. Su programa militar, acelerado desde setiembre, no esconde la crítica situación económica de Corea del Norte, atenazada por las sanciones internacionales y el bloqueo autoimpuesto para evitar la propagación del coronavirus.

En un intento de aliviar esta situación, el domingo se restableció el comercio transfronterizo con China con la llegada el domingo del primer tren de mercancías desde Corea del Norte al gigante asiático desde inicio del 2020.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.