AFP , Agencia AP. 11 abril
La Unión Europea acordó, este jueves 11 de abril, comenzar negociaciones comerciales con Estados Unidos, tras más de un año de tensiones por la imposición de aranceles entre ambas regiones. Foto: AP.
La Unión Europea acordó, este jueves 11 de abril, comenzar negociaciones comerciales con Estados Unidos, tras más de un año de tensiones por la imposición de aranceles entre ambas regiones. Foto: AP.

Bruselas. – Los países de la Unión Europea (UE) dieron, este jueves 11 de abril, su visto bueno a iniciar negociaciones comerciales con Estados Unidos, que buscan poner fin a las amenazas de Washington sobre sus automóviles, indicaron varias fuentes.

Tras el visto bueno de sus embajadores, los 28 aprobarán formalmente el próximo lunes 15 de abril el mandato de negociación de la Comisión Europea de un acuerdo sobre bienes industriales, pese a las reservas expresadas estas últimas semanas por Francia.

“Francia no expresó su posición” este jueves en la reunión de embajadores, explicó una fuente europea, precisando que París no se opuso formalmente a la validación del mandato.

La decisión de comenzar conversaciones ocurre después de que, a comienzo de esta semana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara la posibilidad de poner aranceles a productos europeos.

"¡Aranceles por $11.000 millones a productos de la UE! La UE se ha aprovechado de Estados Unidos en comercio por muchos años. ¡Esto acabará pronto!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

La barrera arancelaria a productos europeos iría desde aviones hasta queso gouda y aceitunas para compensar lo que considera son subsidios desleales a la fabricante de aviones Airbus.

Si bien la cifra es pequeña en comparación con los cientos de miles de millones en la guerra comercial chino-estadounidense, insinúa trastornos en las conversaciones sobre comercio con la Unión Europea en momentos que la economía sufre una desaceleración brusca.

La UE y Estados Unidos se esfuerzan desde hace ocho meses en materializar una frágil tregua comercial, anunciada en julio de 2018, tras una reunión del presidente Donald Trump con el de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

El mandatario estadounidense aumentó, desde entonces, la presión sobre los europeos, amenazándolos en varias ocasiones con aumentar los aranceles a sus automóviles si estas negociaciones no avanzan.

Aunque para los europeos el acuerdo que deben negociar se limita a bienes industriales, los estadounidenses han reiterado su intención de incluir la agricultura en las discusiones, un desacuerdo que ambas partes deberán resolver.

Pese a la presión de Alemania, preocupada por nuevos aranceles al sector automotriz, Francia había bloqueado el proceso, ante el temor de ver reaparecer la contestación contra la negociación del impopular Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés).

El mandato de negociación de la Comisión menciona en este sentido que las negociaciones de este vasto acuerdo comercial entre la UE y Estados Unidos, suspendidas en 2016, son "obsoletas".

Otro problema de Francia era la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre clima en 2017.

“No soy favorable a que tengamos nuevos acuerdos comerciales (...) con socios que no tienen las mismas exigencias climáticas que nosotros”, dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, en marzo.

A petición de Francia, durante las negociaciones, se realizará un estudio de impacto medioambiental para garantizar que el acuerdo con Washington respeta el Acuerdo de París.