AP , Agencia AFP. 20 marzo
Jerome Powell, presidente de la FED, subrayó que serán drásticos en su plan de ser “paciente” ante cualquier aumento adicional. Foto: AP.
Jerome Powell, presidente de la FED, subrayó que serán drásticos en su plan de ser “paciente” ante cualquier aumento adicional. Foto: AP.

Washington. La Reserva Federal de Estados Unidos (la FED) anunció, este miércoles 20 de marzo, que no prevé subidas de sus tasas de interés en lo que resta del 2019.

Jerome Powell, presidente del banco central estadounidense, subrayó que serán drásticos en su plan de ser “paciente” ante cualquier aumento adicional.

Powell agregó que mantendrá su tasa de referencia en su rango actual, de 2,25 a 2,5% y que redujo su expectativa de dos alzas de tasas de interés para este año, a ninguna.

La FED estima un alza en los tipos de interés de un cuarto de punto en 2020 y ninguno en 2021.

“La información recibida desde que se reunió el Comité Federal de Mercado Abierto, en enero, indica que el mercado laboral sigue siendo sólido, pero que el crecimiento de la actividad económica se ha desacelerado de su tasa sólida en el cuarto trimestre del 2018”, detalló la entidad estadounidense, en un comunicado de prensa.

El crecimiento más lento del gasto de los hogares estadounidenses y la inversión empresarial explican la desaceleración de la producción, detalló la entidad.

La FED anticipa ahora un crecimiento del 2,1% en lugar del 2,3 previsto en diciembre, y vaticina una inflación más baja (1,8%) de la que anunciaba hace tres meses (1,9%).

Algunos analistas creen que la próxima medida podría ser una rebaja de las tasas si la economía de Estados Unidos se desacelera en la medida que algunos temen.

La decisión responde en parte a la desaceleración de las economías global y estadounidense. El banco central estadounidense dijo que aunque el mercado laboral sigue fuerte, “el crecimiento de la actividad económica se ha desacelerado desde su sólido avance en el cuarto trimestre” .

La FED pronostica un crecimiento económico de 2,1% este año, comparado con su proyección anterior de 2,3%.

La paciencia y flexibilidad del banco central reflejan su respuesta desde principios de año a la lentitud del crecimiento en el país y el extranjero, el nerviosismo del mercado accionario y el nivel persistentemente bajo de la inflación.

La Reserva efectuó un brusco viraje en su reunión de enero anterior, luego de fuertes críticas del presidente Donald Trump, al anunciar que no preveía volver a elevar las tasas en el futuro inmediato.

En diciembre anterior, la FED optimista sobre el vigor del crecimiento y la inflación, preveía subir dos veces las tasas de interés en un cuarto de punto porcentual (0,25%) en 2019.

La transición a una FED menos intervencionista y el abandono de una política de ajuste del crédito alienta la idea de que el banco central descarta por ahora el aumento de las tasas e incluso podría tomar medidas este año para sustentar antes que contener la economía.