Política Económica

Panamá avisa su intención de poner aranceles al ingreso de leche de Costa Rica

Documento enviado a Comex y a MAG establecería una salvaguardia especial agrícola a este producto, pero no indica el monto del impuesto

Panamá avisó a Costa Rica, mediante un documento, acerca de la opción de poner un arancel o impuesto de entrada a la leche de Costa Rica, en un capítulo adicional al conflicto por el comercio de este producto que viene desde el 1.° de julio pasado.

Con esta posición, que se haría mediante una salvaguardia especial agrícola, los panameños agregarían otro elemento al conflicto comercial, iniciado cuando en el país vecino adujeron que 26 plantas industriales ticas no están certificadas.

El documento no contiene el monto del eventual impuesto. Sin embargo, deja muy clara la intención: “Créase el mecanismo de salvaguardia especial agrícola para ciertos productos lácteos. El mecanismo de salvaguardia tendrá la forma de un arancel de importación”.

La salvaguardia es un mecanismo contemplado en la Organización Mundial del Comercio (OMC), pero se aplica cuando se demuestra que las importaciones afectan la producción local. Caso contrario, el país afectado puede pedir compensaciones.

El ministro en ejercicio de Comercio Exterior (Comex), Duayner Salas, confirmó la recepción del documento de Panamá, pero declinó ampliar detalles porque, dijo, es una negociación en curso.

“En efecto, recibimos de parte de las autoridades de comercio una propuesta, que estamos analizando, que estamos revisando y sobre todo responderla en línea con lo que sea factible de implementar en términos de nuestra relación bilateral con Panamá”, dijo Salas.

Renato Alvarado, ministro de Agricultura y Ganadería (MAG) costarricense, fue un poco más allá y consideró que un mecanismo de salvaguardia no se justifica cuando el mercado panameño es deficitario en productos lácteos.

Recordó que ellos producen 60% del consumo y que Costa Rica participa con sus exportaciones en el otro 40% del mercado, sin causar perjuicio a la industria local.

La Nación intentó, desde el viernes pasado, obtener la versión del viceministro panameño de comercio, Juan Carlos Sosa, pero no respondió ni mensajes de WhastApp, ni llamadas telefónicas de este medio.

El presidente de la Cámara Nacional de Productores de Leche, Daniel Cantillo, lamentó la intención de imponer aranceles al producto costarricense que está entrando libre de ese impuesto amparado en el Tratado de Libre Comercio (TLC).

“No es viable para el sector lácteo costarricense ni para el país (tanto a nivel público como privado), atender propuestas de cualquier socio comercial que no sean consecuentes con el marco que nos regula o que signifiquen cualquier tipo de restricción cuantitativa a nuestras exportaciones de productos lácteos”, aseveró Cantillo.

Este TLC entró en vigencia el 24 de noviembre del 2008. En el caso de los productos lácteos y la leche fluida y en polvo, entraron en un periodo de desgravación, el cual ya se cumplió y, por eso, entran libres del impuesto.

Justificaciones

Inicialmente, Panamá cerró el ingreso de lácteos y otros productos de origen animal de Costa Rica, desde el 1.° de julio, aduciendo que 26 plantas industriales no estaban certificadas, pese a que Costa Rica pidió al nuevo gobierno de ese país que realizara la inspección de esos sitios.

Posteriormente, acudieron al argumento de una balanza comercial negativa, un aspecto que, dijeron, se debía corregir. Al respecto, el ministro Alvarado argumentó que eso no se soluciona imponiendo barreras al comercio.

Ahora, se amparan en la necesidad de imponer una salvaguardia comercial agrícola, pero no se sostiene porque son deficitarios en la producción de leche y los envíos de Costa Rica no hacen daño a la industria local, argumentó Alvarado.

En la mesa del diálogo se ha puesto también, señaló el ministro del MAG, la opción de renegociar el TLC. No obstante, ese tratado se insertó posteriormente en los acuerdos comerciales regionales centroamericanos, por lo que todos los países del Istmo deberían acceder a esa renegociación, algo que Alvarado considera poco factible.

Empero, el diálogo entre los países sigue abierto, coincidieron los ministros Salas y Alvarado. “Son conversaciones o negociaciones de cara a la renovación de las plantas por parte de Costa Rica y, en el caso de Panamá, que tienen interés en satisfacer algunos elementos de preocupación comercial”, declaró Salas.

Los dos jerarcas manifestaron, por separado, que el interés costarricense es reanudar de inmediato las exportaciones de lácteos y otros productos agropecuarios, suspendidas desde el 1.° de julio de este año.

La Cooperativa de Productores de Leche Dos Pinos, el mayor productor costarricense, confirmó semanas atrás a La Nación que desde ese mes dejaron de exportar a Panamá por el cierre fronterizo vinculado con la no renovación de permisos sanitarios a plantas costarricenses.

Dos Pinos exporta a Panamá leche, lácteos y jugos para abastecer un mercado que describe como deficitario en productos de este tipo.

Según la Cooperativa, las empresas panameñas producen 300 millones de litros de leche al año, pero deben importar el 33% para satisfacer las necesidades locales.

Marvin Barquero

Marvin Barquero

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.