Patricia Leitón. 3 enero
El ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, durante una exposición en el seminario de la firma Ecoanálisis, en diciembre pasado. Fotografía José Cordero
El ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, durante una exposición en el seminario de la firma Ecoanálisis, en diciembre pasado. Fotografía José Cordero

Costa Rica pagó $100 millones como aporte para capitalizar a la Corporación Andina de Fomento (CAF) y firmó el convenio de accionista, con lo cual cumplió los requisitos ante el organismo para acceder a un crédito por $500 millones.

“Costa Rica ya pagó el capital ($100 millones) y firmó el convenio de accionista. Esto se completó en el 2019. Ahora lo que toca es ir al congreso para solicitarles a los señores y señoras diputadas que aprueben el contrato de empréstito por $500 millones para apoyo presupuestal”, explicó el ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves.

El ministro añadió que esperan hacer la petición a los diputados antes de junio del 2020.

La CAF es un banco de desarrollo constituido en 1970 y conformado por 19 países (17 de América Latina y el Caribe, España y Portugal) y 13 bancos privados de la región, según describe en su página web.

Costa Rica había presentado en junio del 2019 un proyecto de ley a la Asamblea Legislativa para solicitar un préstamo al organismo por $500 millones; sin embargo, para ello se requería hacer un aporte de capitalización para ser accionista y así tener derecho al crédito.

Por cada $100 millones que aporte el país puede solicitar créditos hasta por $1.000 millones.

Chaves explicó que los recursos del préstamo se destinarán a pagar deuda más cara y de corto plazo, lo cual le sirve al país para bajar el gasto excesivo que tiene en intereses, que para este año tiene presupuestado un monto equivalente al 5,1% por ciento de la producción.

Estos recursos se unen a los $1.500 millones en eurobonos que contrató el Gobierno en el 2019 con inversionistas privados y los $350 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo.

El Ministerio de Hacienda trabaja también en otro crédito con el Banco Mundial que oscila entre $250 millones y $500 millones. La variación del monto se daría si se hace en conjunto con otra entidad y se suma otra operación con la Agencia Francesa para el Desarrollo junto con el Banco Interamericano de Desarrollo, por $240 millones.

El acceso a financiamiento externo permite al Ministerio de Hacienda pagar tasas menores por sus préstamos y no presionar las tasas de interés internas, como ha sucedido en el pasado; sin embargo, abre una dificultad para la política económica, pues genera una abundancia de divisas que puede presionar a la baja el precio del dólar y con ello encarecer los bienes y servicios nacionales a los extranjeros.