Marvin Barquero. 10 septiembre
En el puesto fronterizo de Tablillas, en la zona norte, solo hay una infraestructura provisional del lado costarricense, mientras Nicaragua ya tiene edificaciones y servicios. Foto: Carlos Hernández
En el puesto fronterizo de Tablillas, en la zona norte, solo hay una infraestructura provisional del lado costarricense, mientras Nicaragua ya tiene edificaciones y servicios. Foto: Carlos Hernández

El inicio de las obras de modificación de los puestos fronterizos terrestres de Costa Rica será en los primeros meses del 2020 y no en el primer semestre del 2019, como se tenía previsto inicialmente, por imprevistos especialmente en licitaciones.

Así lo reconoció el viceministro de Comercio Exterior (Comex), Duayner Salas, quien también aceptó que deberán ajustar tiempos y agilizar el paso para cumplir, en el plazo de cinco años, con la ejecución de las obras, como se estableció en el contrato de préstamo entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Gobierno costarricense.

El BID prestó los $100 millones que se invertirán en las mejoras de infraestructura y tecnología en Peñas Blancas y Tablillas (zona norte fronteriza con Nicaragua) y en Paso Canoas, Sixaola y Sabalito (zona sur fronteriza con Panamá).

Los diputados aprobaron en segundo debate, el 11 de mayo del 2017, el denominado Programa de Integración Fronteriza, un proyecto cuyo centro es el empréstito con el BID y cuyo objetivo es erradicar problemas de infraestructura, de descoordinación interinstitucional, de inseguridad, de falta de controles, de procedimientos repetitivos y de actividades informales en esos pasos de fronteras.

El plan inicial era comenzar con la ejecución de los recursos (desembolsos) en este segundo semestre del 2018 y arrancar con las obras en el primer semestre del 2019, luego de pasar los procesos de licitación de la construcción y de las adquisiciones de tecnología. La ley asignó al Comex la ejecución de estos recursos.

Según Salas, se definió que el manejo de los recursos se debe hacer o en un fideicomiso o en una unidad gestora de los fondos, adcsrita al Comex. Inicialmente se pretende que sea en un fideicomiso.

Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica, dijo que el rezago en infraestructura nos está restando competitividad ante el comercio exterior, al no disponer de equipo apropiado para las exigencias y normativas internacionales en los puestos fronterizos.

En el marco del préstamo del BID para la modernización de puestos, advirtió Bonilla, en un eventual vencimiento del plazo de gracia para ejecutar este crédito, nuestro país empezaría a pagar intereses por un fondo que no ha utilizado, perjudicando aún más las finanzas públicas.

Por eso, agregó, se requiere agilizar la implementación del préstamo del BID, ya que este recurso es esencial para dotar con mejores condiciones a esos pasos.

El presidente de la Cámara de Comercio Exterior y de Representantes de Casas Extranjeras (Crecex), José Manuel Quirce, dijo desconocer el programa de aplicación de los recursos y consideró que probablemente los atrasos también estén relacionados con el cambio de Goberno. Quirce es el representante de ese gremio en el Consejo Nacional de Facilitación del Comercio (Conafac), donde se analiza este tipo de temas.

“En realidad ha habido algunos imprevistos, aspectos que no estaban contemplados en un inicio, aspectos como que en algún momento luego del proceso de licitación se tuvo solo un oferente que cumpliera con todos los requisitos y características solicitados por el BID”, explicó el viceministro Salas, en relación con el concurso para escoger quién maneje los recursos.

Esto ha generado de alguna manera, agregó Salas, ajustes en los tiempos y por eso hablamos ahora del 2019 para iniciar con la ejecución de los recursos y del 2020 para iniciar con las obras.

La necesidad de mejorar la infraestructura, la tecnología y el control en los puestos de frontera tomó más fuerza desde finales del 2011, cuando se hacían filas de hasta 120 camiones a la espera de llegar al puesto de Peñas Blancas. Esto causaba pérdidas para las empresas, suciedad, desorden, comercio ilegal, robos y desesperación.

Figura legal

El viceministro Salas dijo que actualmente sigue abierto el proceso para escoger a la entidad que maneje el fideicomiso, en vista de que solo un oferente cumplió con los requisitos y necesidades. Esto, adujo, es un paso fundamental para pasar a la etapa de ejecución de los recursos, pues ya se tendría donde depositar los desembolsos.

En caso de que no logre un fideicomiso, el Comex debería asumir la administración mediante el sistema de una unidad gestora de los fondos, pero Salas explicó que es casi seguro lograrlo mediante el fideicomiso.

A partir de ahí, se abren los procesos de licitación para las edificaciones. Hay algunos prediseños, pero el Comex prefiere no revelarlos en vista de que se pueden modificar cuando se escojan los planos finales y las empresas constructoras.

Mientras tanto, se trabaja en labores previas de preparación, las cuales incluyen temas como, por ejemplo, el convencimiento de una trabajadora social en la zona de Peñas Blancas, frontera norte, donde se tienen que trasladar familias o comercios con muchos años de vivir en la franja donde se realizarán las obras. Al menos 10 habitaciones y 20 comercios se deben remover en ese sector de La Cruz, Guanacaste

Estas familias, en muchos de los casos, obtuvieron ingresos históricamente mediante el comercio en ese puesto fronterizo con Nicaragua.

Mientras tanto, en Las Tablillas, fronterizo con Nicaragua pero en el sector de Los Chiles, se debe levantar infraestructura totalmente nueva, pero un recurso ante la Sala IV impide el inicio de las obras.

La ley de este empréstito ordenó la inversión de los recursos, con el destino de $28,2 millones a Peñas Blancas; $26,9 millones a Paso Canoas; $11,8 millones a Tablillas; $6,6 millones a Sixaola y Sabalito; $12,6 millones a tecnologías de información y $13,9 millones a ejecución y otros.