Marvin Barquero. 15 mayo
El hotel El Silencio Lodge, en Bajos del Toro, agradeció a los clientes, pues ya tenía llenas las 10 habitaciones que puede disponer para la reapertura. Foto: Adrián Soto/Archivo
El hotel El Silencio Lodge, en Bajos del Toro, agradeció a los clientes, pues ya tenía llenas las 10 habitaciones que puede disponer para la reapertura. Foto: Adrián Soto/Archivo

Los lineamientos o protocolos para la reapertura de establecimientos de hospedaje con 20 o menos habitaciones ya fueron definidos por los empresarios del sector hotelero y el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), basados en las recomendaciones de Ministerio de Salud.

Las normas van desde las generales, como el uso de alcohol colocado en áreas comunes y la profundización en la limpieza de habitaciones, hasta ofrecer productos para limpiar computadoras o la recomendación de colocar alfombras para desinfectar zapatos al ingreso de los turistas.

El Ministerio de Salud autorizó la reapertura de hoteles de 20 o menos habitaciones, a la mitad de la ocupación, a partir de la segunda quincena de mayo (este sábado), pero reforzando las normas de higiene para evitar la eventual transmisión del nuevo coronvirus.

El protocolo fue diseñado por la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH), la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) y el ICT, en un trabajo que se terminó en la noche del sábado, explicó Flora Ayub, directora ejecutiva de la CCH.

El lunes el documento pasó a revisión de la ministra de Turismo, Maria Amalia Revelo, para su revisión y firma, de acuerdo con lo establecido por el Ministerio de Salud.

La jerarca lo firmó, lo dejó en firme, y entre miércoles y viernes de esta semana se realizan sesiones virtuales cerradas de capacitación para los empresarios.

De acuerdo con la versión del protocolo publicada en la página web de ICT, se establecen normas para áreas comunes, habitaciones, colaboradores, proveedores y turistas. También reglas a seguir en caso de detectarse un caso sospechoso por parte de los consultorios médicos que tienen algunos establecimientos.

Ayub llamó a los propietarios y colaboradores a establecer una aplicación estricta de este protocolo general, para evitar un retroceso. Los lineamientos quedan abiertos a sugerencias y, de manera individual, las empresas pueden ampliar las medidas.

Empresarios de Arenal, el Caribe Sur y los Santos dijeron estar preparados para la aplicación de las medidas de seguridad, aunque reconocieron que se trata de una fase totalmente nueva.

Algunas reglas

Las normas exigen a los colaboradores utilizar equipo de protección personal, como mascarillas, guantes y otros, para la atención a turistas y proveedores. Establecen que cada 60 minutos máximo, los empleados se deben lavar las manos con jabón y usar alcohol, ambos de marcas comerciales autorizadas. Si están en reuniones que superen ese plazo, se deben otorgar pausas con ese fin.

Los trabajadores tendrán horarios diferenciados, con el fin de tener a la menor cantidad posible en el establecimiento, en cada turno. Se les aconseja no llevar equipajes a las habitaciones, pero si se hace se debe portar todo el equipo de protección personal.

El hotel establecerá estrategias para invitar al turista a hacer pagos virtuales o digitales, con el fin de tener el menor contacto posible con los empleados. Se marcarán las áreas de ingreso para respetar los 1,80 metros de distancia entre personas y se darán instrucciones a los clientes acerca de los lineamientos, entre ellos evitar las aglomeraciones.

La información al turista incluye los horarios y normas de limpieza generales y en las habitaciones. Algunas empresas ofrecen la opción de una segunda limpieza en la tarde, pero queda a elección del turista.

La limpieza profunda en las habitaciones debe tener énfasis en elementos como el control remoto, auriculares, botonera de marcación de teléfono, manijas de puertas, closets y cajones, panel de control de las unidades de aire acondicionado, interruptores de luces, lámparas, cafetera. En el sector del baño se debe considerar el inodoro, lavamanos, regadera, puertas, entre otros.

El establecimiento deberá destinar a un empleado para vigilar el cumplimiento de las normas y a otro para coordinar la comunicación. La información se emitirá en español y al menos un idioma extranjero.

Para el recibo de los proveedores se llevará una bitácora y ellos permanecerán en los hoteles solo el tiempo estrictamente necesario para dejar los productos y servicios.

Nueva realidad

Constanza Navarro, gerente de Mercadeo y Ventas de Nayara Springs, explicó que ese establecimiento tiene reservaciones confirmadas a partir del miércoles 20 de mayo y que se prepara con medidas que van más allá de los protocolos.

Por ejemplo, agregó, adquirieron dos máquinas con la última tecnología que hacen un barrido y limpieza profundos de la habitación y eliminan gérmenes, bacterias y virus.

Este establecimiento, ubicado en las faldas del volcán Arenal, brinda el servicio de transporte al aeropuerto, por lo cual los vehículos se limpian con máquinas de ozono con garantía de seguridad, dijo Navarro.

En el Caribe sur, Frank León, también tiene todo preparado en el hotel Almendros, para lo que califica como “todo un cambio en el sistema”. El empresario explicó que desde el arribo del cliente se le invitará a conocer los protocolos, mientras que ya está capacitado el personal.

Lo anterior además de equipar con alcohol y otros productos de limpieza las áreas del establecimiento, el cual tiene reservaciones a partir de la próxima semana.

Por su parte, en Bajos del Toro (Alajuela), el gerente general del hotel El Silencio Lodge, Frederic Capello, y los empleados, estaban felices este jueves 14 de mayo, pues ya tenían llenas las 10 habitaciones del hotel que pueden usar y hasta tuvieron que rechazar solicitudes.

La capacitación del personal, el uso de mascarillas, distancia entre personas, la colocación de productos como alcohol en áreas comunes y habitaciones ya estaban listos en El Silencio, hotel que no cerró sino que dedicó a sus empleados a hacer remodelaciones mientras no hubo turistas.