Marvin Barquero. 3 diciembre, 2018
Pulperías y minisúperes, asi como todo tipo de establecimientos agrícolas, comerciales, industriales y de servicios deben contar con permiso sanitario de funcionamiento. La diferencia es que las pulperías no son negocios de alto riesgo y lo tramitan más rápido. Aquí en el minisúper Don Julio, en Tibás, Pamela Sibaja hacía sus compras. Foto: Melissa Fernández

El Gobierno se impuso la meta de reducir la obtención del permiso sanitario de funcionamiento para empresas de alto riesgo, de los actuales 90 días, a solo 30 días, como parte de cinco cuellos de botella identificados en la tramitomanía del país.

Este plan se desarrolló mediante un trabajo conjunto entre el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), ente coordinador de la simplificación de trámites, y el sector privado.

El objetivo de la actual Administración es atacar, uno por uno, esos cuellos de botella, y se decidió hacerlo con el permiso sanitario en primer lugar, según las prioridades sugeridas por el sector privado, explicó a La Nación la ministra del MEIC, Victoria Hernández.

Las otras cuatro prioridades señaladas por los empresarios, detalló Hernández, son las municipalidades con las patentes y permisos de uso de suelos; la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), con los estudios de impacto ambiental; la Dirección General de Aduanas del Ministerio de Hacienda, con los trámites de internamiento de mercancías; y el Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (Senara), con la denominado matriz de riego.

En todos esos casos se presentan dificultades de trámites que se convierten en un obstáculo para un funcionamiento ágil de las empresas en Costa Rica, según los empresarios.

La ministra del MEIC advirtió de que ninguno de esos trámites va a desaparecer, pero el objetivo es agilizarlos y que se puedan obtener en menor tiempo.

El mayor trabajo se ha realizado con el Ministerio de Salud y, específicamente, en la agilización del permiso sanitario. Para empresas de alto riesgo se tarda un promedio de 90 días y se impuso la meta conjunta entre Salud y MEIC de bajarlo a 30 días, adelantó Hernández. Resaltó una muy importante reacción de los jerarcas de Salud, los cuales, incluso, quieren recudir el plazo a menos de los 30 días.

El permiso sanitario está regido por la Ley General de Salud de octubre de 1973, y en un decreto ejecutivo de febrero del 2016.

Todos los establecimientos agrícolas, comerciales, industriales y de servicios deben contar con el permiso de funcionamiento para operar en el territorio nacional, de acuerdo con esas legislaciones.

Así que, prácticamente, todas las empresas deben pasar por ese trámite. “Toda persona que planea formalizar una empresa en Costa Rica, debe contar con el permiso de funcionamiento de acuerdo a su actividad”, advierte el Ministerio de Salud, en una publicación acerca del tema.

En tanto, la ministra Hernández, dijo que su política es no fijarse en lo que se hizo o se dejó de hacer en el pasado, sino partir ahora, con esa nueva estrategia, de atacar aspectos específicos en coordinación con los empresarios.

Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), dijo que efectivamente coordinaron con la ministra Hernández para la identificación de las prioridades. Explicó que en Salud también se debe atacar los registros de productos, aparte de los permisos sanitarios, que en Aduanas el gran problema es la tardanza en internar mercancías importadas.

Mario Montero, vicepresidente ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), explicó que tras cuatro o cinco administraciones con enfoque en la simplificación de los trámites se sabe que uno de los grandes problemas son las normas contenidas en las leyes, pues necesitan aprobación legislativa para cambiarlas.

Además, el avance depende de cuán empoderado en el gabinete esté el ministro de turno del MEIC, pues la simplificación pasa por otra gran cantidad de entidades, agregó Montero.