AFP . 13 octubre, 2020
Gita Gopinath, economista en jefe del FMI, afirmó que la perspectiva se han deteriorado en algunos países emergentes y en desarrollo donde las infecciones de covid-19 están aumentando rápidamente. Foto: AFP.
Gita Gopinath, economista en jefe del FMI, afirmó que la perspectiva se han deteriorado en algunos países emergentes y en desarrollo donde las infecciones de covid-19 están aumentando rápidamente. Foto: AFP.

El Fondo Monetario Internacional mejoró, este martes 13 de octubre, su pronóstico para las economías de América Latina y el Caribe en el 2020, aunque advirtió de “profundas recesiones” en algunos países muy golpeados por la pandemia de la covid-19.

El producto interno bruto (PIB) regional se contraerá este año 8,1% respecto al 9,4% pronosticado en junio, señaló el organismo multilateral, al actualizar sus Perspectivas de la economía mundial.

Para 2021, el FMI proyectó una recuperación del PIB regional de 3,6%.

El Fondo sostuvo que el panorama continúa siendo “precario” en las economías emergentes, con muchos países de América Latina severamente afectados por la pandemia y enfrentando recesiones muy profundas.

Entre los factores para esta situación mencionó la continua propagación de la covid-19, el impacto de la crisis sanitaria en sectores clave como el turismo, y una mayor dependencia del financiamiento externo, incluyendo las remesas.

Para Costa Rica, el organismo multilateral previó una caída del PIB de 5,5%, durante este año; pero un crecimiento del 2,3% y 3,2%, para el 2021 y 2022, respectivamente.

En julio pasado, el Banco Central previó una contracción de 5% este año y con una recuperación parcial, en el 2021, de 2,3%.

En el ámbito global, la recesión provocada por la pandemia será menos severa de lo esperado en el 2020 gracias a la actividad sostenida en el segundo trimestre en las economías avanzadas y China, previó el organismo multilateral.

El FMI estimó una contracción del PIB mundial de 4,4%, es decir 0,8 puntos porcentuales en comparación con su estimación de junio. Y en medio de las incertidumbres que aún persisten, anticipó un crecimiento mundial de 5,5% en el 2021.

Para Estados Unidos, primera economía del planeta, el Fondo proyectó una disminución del PIB de 4,3% en el 2020, en comparación con el 8% estimado anteriormente.

“La recuperación será probablemente larga, desigual e incierta”, resumió la economista jefe del FMI, Gita Gopinath.

“Las perspectivas se han deteriorado considerablemente en algunos países emergentes y en desarrollo donde las infecciones están aumentando rápidamente”, apuntó Gopinath.

Brasil y México con mejor perspectiva

Para Brasil y México, principales economías de la región y ambos entre los cinco países con más víctimas mortales por el nuevo coronavirus, el FMI señaló caídas menores del PIB que las previstas a mediados de año.

Para Brasil, estimó una contracción sustancialmente inferior, del 5,8% (una mejora de 3,3 puntos porcentuales con relación a junio), y para México, de 9,0% (1,5 puntos más).

El FMI ya había dado a conocer estas cifras la semana pasada en su informe periódico sobre la economía de sus miembros, conocido como Artículo IV. Y en ambos casos alertó sobre los riesgos para el crecimiento más allá de las mejoras.

Las proyecciones del Fondo también son levemente mejores para Chile (-6,0% frente a -7,5% de junio).

Pero se agravaron para Argentina (-11,8% frente a -9,9%) y Colombia (-8,2% frente a -7,8%).

Argentina, en recesión desde 2018, enfrenta una profunda crisis económica y social especialmente agravada por la pandemia. Y prevé iniciar a mediados de noviembre las conversaciones con el FMI para un nuevo acuerdo crediticio luego de que el organismo le concediera el mayor préstamo de su historia: 57.000 millones de dólares de los cuales se desembolsaron 44.000.

Colombia, en su primera recesión en dos décadas, aumentó el mes pasado en 6.500 millones de dólares su línea de crédito flexible con el FMI que había contraído en mayo.

Para Perú el FMI mantuvo su previsión de una contracción de 13,9% del PIB en 2020 sobre 2019.

El mayor colapso en Latinoamérica sigue siendo por lejos el de Venezuela, sumida en una debacle económica desde 2013. Para este país caribeño el Fondo prevé una contracción de 25% del PIB frente al 20% estimado en junio.

El Fondo aclaró no obstante que las proyecciones de la economía venezolana están marcadas por "una gran incertidumbre" debido a la falta de informes de Artículo IV desde 2004.

Las previsiones de crecimiento son generalizadas en la región para 2021, con excepción de Venezuela, donde el FMI proyectó una caída del 10,0%.