Óscar Rodríguez. 26 octubre
El BCCR utilizó la herramienta de brindar liquidez en el mercado secundario, este lunes 26 de octubre, al comprarle a inversiones bonos de Hacienda con vencimiento en 2029 y 2030. Foto: Rafael Pacheco
El BCCR utilizó la herramienta de brindar liquidez en el mercado secundario, este lunes 26 de octubre, al comprarle a inversiones bonos de Hacienda con vencimiento en 2029 y 2030. Foto: Rafael Pacheco

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) compró en el mercado secundario, este lunes 26 de octubre, bonos de deuda del Gobierno, por ¢1.678 millones, por medio de un mecanismo creado en abril pasado para mitigar “tensiones de liquidez”.

La institución adquirió emisiones con vencimiento al 2029 y 2030, a participantes de la Bolsa Nacional de Valores.

La intervención del BCCR quedó reseñada en el reporte diario que la entidad publica en su página web.

En los títulos al 2030, la entidad compró ¢1.000 millones y en los del 2029, ¢678 millones, se detalla en la información publicada en el sitio del emisor.

La Junta Directiva del BCCR aprobó, el 13 de abril, la compra de hasta un máximo de ¢250.000 millones en bonos de deuda del Gobierno, en dicho mercado bursátil, que es donde los inversionistas negocian los bonos entre sí, luego de haber sido adquiridos en las subastas o colocaciones del emisor.

“La eventual adquisición (...) se daría únicamente en caso de que existan problemas sistémicos de liquidez en ese mercado, y su propósito sería precisamente mitigar esas tensiones y contribuir a preservar la estabilidad del sistema financiero costarricense”, detalló en ese momento Rodrigo Cubero, presidente del ente emisor.

Esta es la segunda ocasión en que el Banco Central adquiere bonos del Ministerio de Hacienda en poder de inversionistas.

El pasado 5 de junio, utilizó por primera vez la nueva herramienta de política monetaria al comprar deuda de Gobierno por ¢500.000.

Dicha operación ocurrió un día después de que la Superintendencia General de Valores (Sugeval) autorizara a la entidad a realizar operaciones de forma directa en la plataforma de negociación de la Bolsa Nacional de Valores, conocida como Siopel.

Reforma legal

La potestad del ente emisor de comprarle a terceros títulos valores colocados por Hacienda se estableció en una reforma a la Ley Orgánica del Banco Central, aprobada por el Congreso, el pasado 3 de abril.

Esta modificación se incluyó en la ley que autorizó el retiro del Fondo de Capitalización Laboral (FCL) a los asalariados a quienes se les reduzca la jornada o se les suspenda el contrato de trabajo, como consecuencia de los efectos del coronavirus en la economía.

La nueva disposición de política monetaria tiene el objetivo de garantizar la liquidez, en moneda nacional, a los inversionistas que participan en la Bolsa.

Freddy Quesada, gerente de INS Valores, explicó que la medida utilizada por el Banco Central busca darle estabilidad al mercado local.

“El objetivo de la medida es dar fluidez y eventualmente puede vender los títulos en el mercado secundario”, comentó este especialista.

Quesada descartó que el uso de la herramienta se diera por un shock de liquidez o volatilidad en el mercado interno.

Para el economista Vidal Villalobos, la operación del lunes, significa un cambio relevante en política monetaria para el Banco Central.

“El principio de la herramienta es que, cuando hay dificultades de liquidez, entonces el Banco Central la puede proveer. En momentos como el actual de incertidumbre el mensaje del Banco Central fue claro”, destacó Villalobos.

La compra de valores emitidos por el Gobierno es una herramienta de política monetaria usada por bancos centrales, como la Reserva Federal de Estados Unidos o el Banco Central Europeo, con el objetivo de proveer liquidez y estabilidad en sus mercados financieros.