Política Económica

Banco Central podrá comprar hasta ¢250.000 millones de bonos del Gobierno en el mercado secundario

Adquisición de títulos se dará solo si se producen tensiones de liquidez entre participantes en la Bolsa Nacional de Valores. Además, la autoridad monetaria garantiza que inyectará la liquidez “que se requiera” para garantizar la estabilidad del sistema financiero.

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) aprobó la compra de hasta un máximo de ¢250.000 millones en bonos de deuda del Gobierno, en el mercado secundario.

La medida, acordada este 13 de abril, tiene el objetivo de garantizar la liquidez, en moneda nacional, a los inversionistas que participan en la Bolsa Nacional de Valores.

“La eventual adquisición (...) se daría únicamente en caso de que existan problemas sistémicos de liquidez en ese mercado, y su propósito sería precisamente mitigar esas tensiones y contribuir a preservar la estabilidad del sistema financiero costarricense”, detalló Rodrigo Cubero, presidente del ente emisor, en un comunicado de prensa difundido este 15 de abril.

A la vez afirmó: “El Banco Central está dispuesto a inyectar la liquidez que se requiera en esta coyuntura para asegurar la estabilidad del sistema financiero. En el contexto actual, esta postura es coherente con el compromiso firme del Banco Central con una inflación baja y estable”.

La potestad del ente emisor de comprarle a terceros títulos valores emitidos por el Ministerio de Hacienda se estableció en una reforma a la Ley Orgánica del Banco Central, aprobada por el Congreso, el pasado 3 de abril.

Esta modificación se incluyó en la ley que autorizó el retiro del Fondo de Capitalización Laboral (FCL) a los asalariados a quienes se les reduzca la jornada o se les suspenda el contrato de trabajo como consecuencia de los efectos del coronavirus en la economía.

La compra de valores emitidos por el Gobierno es una herramienta de política monetaria usada por bancos centrales, como la Reserva Federal de Estados Unidos o el Banco Central Europeo, con el objetivo de proveer liquidez y estabilidad en sus mercados financieros.

El ente emisor enfatizó que este mecanismo “no constituye financiamiento al Gobierno”.

Precisamente, un grupo de legisladoras cuestionaron la reforma, pues adujeron que era un mecanismo para que el Central financiara al Poder Ejecutivo. Incluso, un grupo de congresistas se comprometió a anular la reforma.

El BCCR informó de que en el país, recientemente, se han observado algunas tensiones de liquidez en los mercados bursátiles en colones, producto de la pandemia del covid-19.

“Dichas tensiones se han manifestado, en mayor medida, en una reducción en los volúmenes transados en el mercado secundario y en un incremento importante en el volumen de ofertas de venta en relación con las ofertas de compra”, recalcó la entidad.

El ente emisor atribuyó dicha situación a la incertidumbre local de la duración de las medidas sanitaria restrictivas en el país contra el coronavirus.

Además del efecto del retiro actual y futuro del FCL, el otorgamiento de readecuaciones y moratorias crediticias.

A marzo pasado, casi el 66% de los títulos del mercado de valores en circulación registrados en Costa Rica fueron emitidos por Hacienda.

El BCCR recalcó que los títulos del Ministerio de Hacienda constituyen la principal forma de garantía que se usa para obtener liquidez en el Mercado Integrado de Liquidez (MIL) administrado por el Central.

Asimismo, son el principal componente del Fondo de Activos Líquidos del Índice de Cobertura de Liquidez, indicador con el que los intermediarios financieros deben cumplir como parte de la normativa prudencial dictada por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

La institución bancaria destacó que un ”ajuste abrupto y desordenado” en los precios de los bonos de deuda del Gobierno puede generar un efecto contagio, afectar el funcionamiento del sistema de pagos, incidir negativamente en la transmisión de la política monetaria y poner en riesgo la estabilidad del sistema financiero.

“Por todos estos motivos, es importante que, ante tensiones sistémicas de liquidez, el Banco Central participe en el mercado secundario de valores del Gobierno, con el objetivo de mitigar esas tensiones y asegurar la estabilidad del sistema financiero nacional”, recalcó Cubero.

La institución adelantó que publicará, en su sitio web, la información sobre las transacciones en mercado secundario que se efectúen al amparo de este acuerdo, al final de cada día en que realice dichas transacciones.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.