Marvin Barquero. 7 mayo
El gremio que agrupa a los restaurantes afirmó que está listo con los protocolos de salud para abrir la atención al público los sábados y domingos, para inicia la ruta a la reactivación. Foto: Mayela López
El gremio que agrupa a los restaurantes afirmó que está listo con los protocolos de salud para abrir la atención al público los sábados y domingos, para inicia la ruta a la reactivación. Foto: Mayela López

Los empresarios del sector de restaurantes y bares solicitaron una reducción de tarifas e impuestos durante 12 meses, así como la posibilidad de abrir sus negocios los sábados y domingos.

Mediante un comunicado, la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (Cacore) propuso este jueves medidas para lograr su reactivación, luego del impacto sufrido por la pandemia de covid-19.

Entre otras acciones, la Cámara pidió que se reduzcan en 50% las tarifas de riesgos al trabajador por los próximos 12 meses y que se vuelvan a evaluar luego de esa fecha.

Además, solicitó que se les elimine, durante un año, la retención del pago anticipado del impuesto de renta e impuesto al valor agregado (IVA), que se realiza en las ventas con tarjeta de crédito.

También propuso una rebaja en las tarifas de servicios públicos, como electricidad y agua en, al menos, un 50%, en los próximos 12 meses, así como una reducción del 50% en las tasas de impuestos municipales por ese mismo periodo.

Las peticiones dirigidas al presidente de la República, Carlos Alvarado, incluyen una solicitud para que se apruebe el proyecto de flexibilización de jornadas laborales que se encuentra en la corriente legislativa.

También, abogan porque se mantenga el 25% de la base mínima contributiva, una medida paralela a la flexibilización de las jornadas laborales.

La Cámara afirmó contar con los protocolos sanitarios del Ministerio de Salud para abrir los negocios de lunes a domingo para atención al público, en un horario sujeto al de la restricción vehícular.

Clemencia Palomo, vocera de Cacore en la emergencia por el nuevo coronavirus, recordó que Costa Rica cuenta con alrededor de 19.000 establecimientos en el sector de restaurantes.

Palomo detalló que poco más de 200.000 personas trabajan directamente en esa actividad y que, por ende, 200.000 familias se benefician de esta industria.

También señaló que gran cantidad de proveedores, entre ellos pequeñas y medianas empresas (pymes), resultaron afectados con la situación que viven los restaurantes y bares.

“Necesitamos la misma eficiencia y diligencia que se están mostrando en el control de la pandemia, para la reactivación económica del país”, enfatizó la vocera.

“Cacore hace un vehemente llamado al presidente de Costa Rica para que demuestre con hechos su interés de reactivar la economía y apoye al sector restaurantero”, enfatiza el documento.