Marvin Barquero. 17 junio

(Video) Apertura de PriceSmart en Liberia

La cadena minorista estadounidense PriceSmart abrió un supermercado en el cantón de Liberia, Guanacaste, concretamente en el complejo Solárium, frente al aeropuerto internacional Daniel Oduber.

El complejo, que da empleo directo a 125 personas, fue construido mediante una inversión de $16 millones. Las obras comenzaron en agosto del 2019 con la participación de 120 personas.

Se trata de la octava tienda que abre dicha cadena en Costa Rica.

La compañía indicó que el punto de venta se ubica en un terreno de 21. 000 metros cuadrados (m²), con una área de construcción de 6.600 m² y un área verde de 5.400 m².

Mediante un comunicado enviado este miércoles 17 de junio, la empresa detalló que el nuevo local ofrecerá a sus socios de la zona (PriceSmart opera con membresías) más de 1.800 productos de alta calidad.

Su oferta va desde abarrotes y alimentos frescos, productos de rosticería y panadería, y productos Member´s Selection (exclusivos de la cadena), hasta equipos de electrónica, audio, video, oficina, ropa o artículos para hotelería y restaurantes.

Así lucía, a las 10 a. m. de este miércoles 17 de junio, el parqueo del nuevo PriceSmart de Liberia. Una notable cantidad de guanacastecos acudieron a la inauguración del local. Foto: Pegando Porte
Así lucía, a las 10 a. m. de este miércoles 17 de junio, el parqueo del nuevo PriceSmart de Liberia. Una notable cantidad de guanacastecos acudieron a la inauguración del local. Foto: Pegando Porte

El nuevo supermercado también tiene un espacio de Donas Gourmet de Joko Loko, una óptica, donde los socios podrán realizarse exámenes de la vista sin costo y adquirir aros y lentes a bajos costos.

También cuenta con un servicio de comidas rápidas y un centro de llantas que brindará servicios de alineación y nitrógeno de neumáticos.

La cadena detalló que el edificio es 100% inteligente en sus sistemas electromécanicos, con la intención de que sea amigable con el ambiente.

En ese sentido, detalló que local fue diseñado para reducir el consumo de energía y el impacto ambiental de la operación.

Su sistema de refrigeración dispone de un controlador (un microprocesador) que evalúa las condiciones necesarias para mantener la temperatura adecuada de los alimentos, permitiendo reducir considerablemente el consumo de energía.