Negocios

Pesca deportiva es un señuelo atractivo para turistas fieles y con alto poder adquisitivo

La atracción de turismo para la práctica de la pesca deportiva se da de la mano del desarrollo de marinas en las costas del país, principalmente en la costa Pacífica

La práctica de la pesca deportiva en Costa Rica atrae a miles de turistas, tanto nacionales como extranjeros, principalmente a la costa pacífica, donde se concentran las instalaciones de las marinas con las que cuenta en el país.

De la mano de este tipo de infraestructura, está la organización de torneos nacionales e internacionales de pesca, tipo “captura y libera”, en la que, comúnmente, el animal no es sacado del agua; se deja ir.

Esta actividad ya demostró ser un señuelo atractivo con el cual cuenta Costa Rica, pues además de atraer un volumen importante de visitantes, estos turistas tienen un alto poder adquisitivo, se vuelven reincidentes y, alrededor de cañas de pescar, yates y marinas, se teje variedad de empleos y actividades comerciales.

Cifras del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) estiman que el 5% de los visitantes que ingresaron al país en el periodo 2017-2019 realizaron pesca deportiva en territorio nacional, esto es alrededor de 150.000 turistas por año. Algunas de las especies que más atracción de turistas generan son los atún aleta amarilla, el marlín, el róbalo y el pez gallo.

Asimismo, un estudio de la Federación Costarricense de Pesca (Fecop) del 2018 indagó sobre los aportes económicos que una actividad como la pesca deportiva generaba al país. El resultado arrojó la suma de $520 millones y cerca de 33.000 empleos, tomando en cuenta el encadenamiento que genera dicho deporte.

“Los ingresos generados por la pesca turística y deportiva se encadenan a otras industrias, como hotelería, transporte, gastronomía, y generan un gran impacto positivo en el sector turismo. Actualmente, hay en el país cerca de 670 embarcaciones registradas para pesca turística y deportiva, en comparación con unas 350 embarcaciones de pesca comercial de mediana y avanzada, lo que resalta la importancia del sector en términos económicos y de generación de empleo”, comentó Marina Marrari, directora de Fecop.

El aporte se explica también por el perfil del turista que practica este tipo de deporte.

Un estudio reciente del ICT muestra que la actividad de pesca turística y deportiva realizada por personas que visitan el país se caracteriza por ser llevada cabo principalmente por hombres, con una edad promedio de 50 años y de nacionalidad estadounidense que, además, han visitado Costa Rica en varias oportunidades, tienen más de 20 años de experiencia en la actividad y han ido a varias naciones para hacer pesca.

El estudio analizó el perfil del turista atraído durante el 2020 por la pesca deportiva en Marina Los Sueños, Marina Pez Vela, Marina Banana Bay y Marina Papagayo.

Otra característica importante es que el pescador no viaja solo a Costa Rica, pues, según el estudio del ICT un 49% de los entrevistados vino acompañado de su pareja, hijos y otros familiares; un 4,2% arribó con sus hijos (dos en promedio) y, en el caso de los que lo hicieron con otros miembros de la familia (19,4%), fueron cuatro miembros, en promedio, de compañía.

Además, un 72% de los entrevistados realizaron actividades adicionales a la pesca deportiva en nuestro país, mientras el 28% solo hizo pesca.

En cuanto a los gastos promedios, el estudio señala alrededor de $2.556 por persona, sin incluir los gastos previos al viaje de pesca, es decir, solo lo gastado en Costa Rica. Quienes visitan el país para esta actividad lo hacen tanto por vía aérea (y alquilan embarcaciones de bandera nacional) como con sus propias embarcaciones.

El director general de Marina Bahía Golfito, Pedro Abdalla, explicó que la práctica de dicha actividad acuática genera encadenamientos que van desde la contratación de personas locales para la limpieza y preparación de las embarcaciones, hasta el pago de estadía y alimentación.

“Un yate de pesca deportiva en una marina, entre combustible, comida, hospedaje y la compra de snacks, hielo, carnada, pago del muelle, entre otras cosas, fácilmente deja unos $3.000 en tres días”, calculó Abdalla.

Durante las últimas semanas, se han realizado varios torneos de pesca, como el llevado a cabo en la nueva Marina Flamingo, que atrajo a más de 50 extranjeros de diferentes partes del mundo.

“Es un cliente de alta gama de dinero (el pescador deportivo), es gente que viene al país y realiza diversos eventos, va a restaurantes, por lo que toda la zona se activa; la Marina vino a reactivar el desarrollo turístico y económico en Flamingo”, comentó Joaquín Gamboa, promotor del proyecto Marina Flamingo.

Esta actividad, caracterizada por la realización de torneos, ha evolucionado de la mano de buenas prácticas sostenibles con el ambiente, según comentaron Óscar Villalobos y Ricardo Mora, de la Comisión Interinstitucional de Marinas y Atracaderos Turísticos (Cimat), pues en el país se promueve el uso de anzuelos circulares y, además, es prohibido sacar los ejemplares del agua, como solía hacerse en el pasado.

Pese a que Costa Rica tiene países competidores relativamente cercanos, continúa siendo uno de los destinos preferidos por los pescadores deportivos; así lo determina también el estudio del ICT, que explica que nuestro país se encuentra encuentra entre los predilectos de los entrevistados para practicar la actividad.

Para Ricardo Seevers, presidente de la Fecop y pescador deportivo, la preferencia por Costa Rica se debe a diferentes factores tanto ambientales como sociales, relacionados con la seguridad, encadenamientos productivos, educación y protección de las especies de interés.

Pese a que la diversidad de especies es una de las fortalezas del país, Marrari enfatizó en que su protección es un desafío constante para el desarrollo de la pesca turística y deportiva.

Aunque aquí existen regulaciones estrictas para la manipulación de las especies de pico por parte de pescadores deportivos, por ejemplo, de forma paralela, estos animales se continúan comercializando.

“Creemos que es crítico reservar esta especie para actividades de pesca turística y deportiva con modalidad de captura y liberación para lograr así la recuperación de las abundancias y promover el desarrollo del turismo de pesca y la prosperidad de las comunidades costeras que dependen de esta actividad”, agregó la directora de Fecop.

Paula Umaña

Paula Umaña

Periodista de Economía. Escribe sobre negocios, comercio exterior y producción. Graduada de la Universidad de Costa Rica. Ganadora del Premio al Periodismo Bursátil 2021.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.