Marvin Barquero. 6 abril

Hace dos años exactos, cuando el lugar donde trabajaba cerró, Lohana Coto Argüello se vio obligada a pensar "que hacer con su vida". "Como siempre me ha gustado cocinar –dice la empresaria– comencé con las sales marinas saborizadas, una receta que ya hacía. Una vez que aprendí de la logística y del negocio empecé con los (productos) envasados".

Hoy, la microempresaria vende cebollas caramelizadas, cebolla picante al curry, tapenade de palmito, pesto de albahaca, pesto de tomate, humus de berenjena y una berenjena ahumada.

Unos 311 emprendedores participarán en la VII edición de la Feria del Gustico Costarricense en este 2018, del 13 al 15 de abril, en el Parque Metropolitano La Sabana. Foto: Cortesía MAG
Unos 311 emprendedores participarán en la VII edición de la Feria del Gustico Costarricense en este 2018, del 13 al 15 de abril, en el Parque Metropolitano La Sabana. Foto: Cortesía MAG

Las vende, por ahora porque tiene planes de expansión, en mercaditos de comida orgánica y gourmet en Heredia, Cartago, Curridabat, Escazú, Jacó y Tamarindo. Este año ya logró obtener finalmente los registros sanitarios y código de barras que piden las grandes cadenas para poder estar en sus puntos de venta.

Los productos de esta microempresaria se venden con la marca Loh y es muy probable que pronto se ofrezcan en cadenas de supermercados o en carnicerías tipo gourmet o las denominadas boutique de carne.

Coto es uno de los alrededor de 260 empresarios que ponen a prueba sus productos desde este viernes 6 de abril y hasta el domingo en la VII edición de la feria Expopyme. La feria es organizada anualmente por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y se realiza en esta ocasión en el estadio Nacional, en La Sabana.

Coto terminará en esta feria del fin de semana y se centrará de inmediato en preparar otra particiáción, esta vez en La Feria del Gustico Costarricense, prevista para los días del 13 al 15 de abril, en el Parque Metropolitano La Sabana.

En El Gustico se ofrecen productos especialmente de la línea de alimentos, dado el origen agropecuario de la feria. Pero también hay de otras áreas, como la artesanía.

La empresaria Coto explicó que no ha tenido que acudir hasta ahora a tramitar un crédito bancario, por lo cual no sabe a qué obstáculos se toparía, pero si dijo que a las solicitudes de permisos sanitarios y de otro tipo hay que tener paciencia y acatar los requisitos con esa actitud. Aseguró que la tramitomanía está hecha para que el propio microempresario la realice y no le pague a un abogado $800 para registrar un producto cuyo trámite apenas cuesta $50.