Óscar Rodríguez. 17 abril

La empresa Mendiola & Compañía, filial y propiedad 100% de Philip Morris Internacional (PMI), absorbió a la Tabacalera Costarricense S.A. y además, dejará de producir cigarillos en el país.

Como resultado de la fusión, la empresa despedirá a 45 empleados y mantendrá una operación de casi 200 trabajadores en Costa Rica, confirmó Susana Salas, gerente de Asuntos Corporativos de Mendiola & Compañía.

Las cargas impositivas sobre las cajetillas de cigarros de 20 unidades, creadas en el 2012, y el contrabando ilegal del producto fueron parte de las razones para que la filial de Philip Morris Internacional decidiera cerrar la fabricación de cigarros en el país. Imagen ilustrativa. Foto: Gabriela Tellez.
Las cargas impositivas sobre las cajetillas de cigarros de 20 unidades, creadas en el 2012, y el contrabando ilegal del producto fueron parte de las razones para que la filial de Philip Morris Internacional decidiera cerrar la fabricación de cigarros en el país. Imagen ilustrativa. Foto: Gabriela Tellez.

"Como parte de la consolidación de la producción, nuestros productos serán fabricados en nuestras plantas globales. De esta manera se optimizan procesos y se reasignan recursos para garantizar una óptima operación a largo plazo", detalló la vocera.

Salas no detalló de cuando fue la inversión de PMI, al pasar a ser el único accionista de Mendiola & Compañía.

"Antes, las dos empresas tanto Tabacalera como Mendiola eran afiliadas a Philip Morris International. Ahora la que prevalece es Mendiola & Compañía", explicó la gerente de Asuntos Corporativos.

Junto a Tabacalera Costarricense nació en 1960 Mendiola & Compañía para encargarse de distribuir cigarrillos en el país. En 1975, PMI adquirió acciones de Tabacalera, según se detalla en el sitio web de la firma.

El alza en la carga impositiva en las cajetillas de cigarros de 20 unidades, en el 2012, y el incremento del contrabando ilegal de cigarrillos motivó el cierre de la producción en el país, manifestó Salas.

"Los estudios realizados por la consultora MSIntelligence en Costa Rica, en el 2009, arrojó una incidencia de cigarrillos de contrabando de solo el 0,2%, mientras que el mismo estudio realizado en el 2017, mostró una incidencia del 30,1%", recalcó la vocera.

En Costa Rica, el comercio de cigarrillos de contrabando deja $26 millones de pérdidas por año, de acuerdo con datos ed la Cámara de Comercio Costarricense Norteamericana (Amcham, por sus siglas en inglés), revelados en el 2016.

Apoyo a exempleados

La vocera de la filial de Philip Morris explicó que a los empleados cesados se les brindará paquetes de salida superiores a los establecidos por ley.

Además, se les brindará un servicio de asesoría psicológica, financiera y legal.

"El programa de apoyo posterior a la separación del empleado, para que la persona pueda reincorporarse rápidamente a su vida laboral, incluye desde asesoría para iniciar proceso de entrevistas en diferentes compañías, desarrollo de documentos como currículum hasta asesoría para emprender un negocio propio", explicó la vocera.

El acompañamiento a los colaboradores despedidos se dará por un periodo de 12 meses.