Óscar Rodríguez. 6 febrero

La exención de impuestos para traer y vender vehículos eléctricos en Costa Rica comenzó a regir a partir de este martes 6 de febrero.

La Ley de Incentivos y Promoción para el Transporte Eléctrico que incorpora los beneficios tributarios se publicó en el Diario Oficial La Gaceta, con lo cual comenzó la aplicación de las exoneraciones por un periodo de cinco años.

La exoneración para la importación y venta de carros eléctricos comenzó a regir a partir de este 6 de febrero con la publicación, en el diario oficial La Gaceta, de la ley que brinda los beneficios tributarios. En noviembre anterior, unos nos 20 vehículos eléctricos de marcas como Nissan, Mitsubishi, Hyundai, BMW y Tesla, entre otros, subieron en caravana desde Paseo Metrópoli, en Cartago, hasta el Volcán Irazú. Foto: Rafael Pacheco
La exoneración para la importación y venta de carros eléctricos comenzó a regir a partir de este 6 de febrero con la publicación, en el diario oficial La Gaceta, de la ley que brinda los beneficios tributarios. En noviembre anterior, unos nos 20 vehículos eléctricos de marcas como Nissan, Mitsubishi, Hyundai, BMW y Tesla, entre otros, subieron en caravana desde Paseo Metrópoli, en Cartago, hasta el Volcán Irazú. Foto: Rafael Pacheco

Las empresas y personas que importen autos eléctricos disfrutaran de la exención del tributo sobre el valor aduanero, el selectivo de consumo y el impuesto general sobre las ventas, se detalla en la legislación.

La exoneración será del 50%, 75% y hasta el 100% de cada impuesto, según el valor de importación de cada carro.

Las empresas de venta de vehículos informaron a La Nación, en enero anterior, que la baja en el precio de los carros oscilará entre $5.000 y $10.000 para las unidades que tienen a disposición.

(Video) La llegada de los carros eléctricos a Costa Rica

Marcela Guerrero, diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC), explicó que con la publicación de la ley, las exenciones tributarias comenzaron a regir.

Quedarán pendientes, hasta la publicación del reglamento de la ley y municipales, beneficios relaciones con los centros de recarga; uso de parqueos, exención de parquímetros y los parqueos azules (exclusivos) para este tipo de carros, detalló Guerrero, una de las legisladoras que impulsó el proyecto.

El Ministerio de Hacienda calcula que la exoneración costará ¢69.823 millones en ingresos tributarios sin percibir en cinco años.

Sin embargo, el impacto se consideró mínimo, pues entre el 2013 y el 2017, Hacienda recaudó ¢1 billón en tributos con la importación de 340.000 carros.

Con la nueva legislación se prevé que no ingresen casi 16.000 vehículos convencionales, de combustibles fósiles.